Fomento invertirá 95 millones para reformar y ampliar parte de la 'Y'

Serín. Nudo con las calzadas hacia y desde Avilés en primer término, con la senda y el paso ferroviario cruzándolas por encima. / PABLO NOSTI
Serín. Nudo con las calzadas hacia y desde Avilés en primer término, con la senda y el paso ferroviario cruzándolas por encima. / PABLO NOSTI

Encargará un proyecto de los tramos Lloreda-Tamón y Serín-Lugones que reforme sus salidas y amplíe cada calzada con un tercer carril

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

Nuevos planes para la 'Y', la autovía más utilizada. Hasta ahora se sabía que las consultoras LCA y LRA redactan el proyecto para ampliar con un tercer carril el tramo Lugones-Matalablima, obra que el Ministerio de Fomento estaría en condiciones de lanzar el año que viene con un presupuesto estimado de 20,5 millones. La mejora, sin embargo, es más amplia. El departamento que encabeza Íñigo de la Serna acelera el papeleo para impulsar una reforma integral de la parte restante, esto es, los tramos Lloreda-Tamón y Serín-Lugones. Calcula su coste en 95,4 millones.

Esta segunda fase se centra en 23,89 kilómetros del tronco de la 'Y', además de 4,1 kilómetros de enlaces. Cabe recordar que la vía se proyectó en 1967, y desde 1999 rigen instrucciones de diseño de enlaces más conservadoras. Para adecuarse a la norma, las entradas y salidas de la vía deberían ofrecer más espacio para la maniobra del conductor. Las obras que se proyectan en el tramo Matalablima-Lugones, como las que se analizarán en Lloreda-Tamón y Serín-Lugones, pretenden superar ese inconveniente, reparar los desgastes del firme y ampliar la capacidad de la autovía con un tercer carril donde la calzada carezca de él. Para ello se ocuparía la mediana. Entre Serín y el Alto de Robledo, por el escaso margen entre calzadas, se piensa en ocupar parte del arcén y pintar así un carril para vehículos lentos.

Inicialmente el ministerio dejaba la suerte de Serín-Lugones y Lloreda-Tamón para más adelante. Sin embargo un nuevo esquema económico ha dado nueva vida al asunto. A falta de presupuestos, Fomento madura una nueva opción de financiación. La denomina Plan Extraordinario de Inversiones en Carreteras. De la Serna lo presentó en octubre, indicando que movilizará 5.000 millones, de los que el 40% los pondría el Banco Europeo de Inversiones. Las entidades financieras aportarían una proporción similar y las constructoras se harían cargo del 20% restante.

Más información

La fórmula permite lanzar los trabajos sin que computen de inmediato en el déficit. A los adjudicatarios y prestamistas se les iría retribuyendo el esfuerzo en plazos anuales. De momento está confirmado que la solución impulsará una circunvalación en Murcia y una autovía en Castellón. La participación asturiana está por ahora en valoración.

«Consideradas prioritarias»

El 13 de noviembre Fomento aprobó la orden de estudio que reactivó el diseño de las actuaciones en los tramos Lloreda-Tamón y Serín-Lugones, trámite que permitirá licitar la redacción de un anteproyecto constructivo. El consultor que se lleve el encargo podrá utilizar como punto de partida el estudio informativo sobre el tercer carril que ya fue aprobado en 2010. La idea es que lo madure, actualice, proponga mejoras y realice nuevos estudios de tráfico y de los accesos.

Otra de las claves a despejar es si el proyecto encaja efectivamente en el nuevo programa de colaboración público-privada. «Los tramos podrían integrarse en el Plan de Inversión de Carreteras recientemente presentado por el ministro», propone la orden de estudio. Dicho plan «prevé una serie de actuaciones en la red de carreteras del Estado, consideradas prioritarias y que son susceptibles de ser gestionadas de forma indirecta por el Ministerio de Fomento». La expresión alude a la idea de recabar financiación ajena al presupuesto estatal.

«Dado que el anteproyecto podría servir de base para una posterior licitación de un contrato de concesión de obra pública, se elaborará un estudio de viabilidad», especifica el documento. En consonancia con este trabajo, «el anteproyecto contará con un estudio relativo al régimen de utilización y explotación de la obra», agrega la orden, un tipo de documento que sirve ahora de referencia para elaborar los pliegos del encargo.

En Fomento subrayan que no hay ninguna decisión tomada. El ejercicio además no es extraño. La Ley de Carreteras aprobada en 2015 establece que «siempre» que el ministerio promueva una carretera «deberá estudiarse, antes de la adopción del correspondiente acuerdo para su ejecución con cargo a financiación pública, la viabilidad o procedencia de su realización mediante sistemas de gestión indirecta, o colaboración público-privada». Este requisito ha sido incluido, por ejemplo, en los pliegos de contratación del estudio informativo de la ronda norte de Oviedo.

Hay condiciones del plan extraordinario con las que sí concuerda esta segunda mejora de la 'Y'. Según dijo el ministro, los proyectos público-privados deben rondar al menos los cien millones de euros y estar maduros como para iniciar los tajos este o el próximo año. La redacción del anteproyecto se lanzará con un plazo de entrega de doce meses, lo que permitiría licitar el contrato de proyecto y obra a finales de 2019.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos