Foro advierte al PP de que su pacto «está en juego» si no mejora la línea Valladolid-León

El diputado Isidro Martínez Oblanca, junto al ministro De la Serna. / J. P.
El diputado Isidro Martínez Oblanca, junto al ministro De la Serna. / J. P.

El Congreso vota hoy una iniciativa que urge a mejorar «todo el eje Madrid-Asturias para cumplir las exigencias de la alta velocidad»

RAMÓN MUÑIZ GIJÓN.

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar el 27 de marzo su anteproyecto de presupuestos de 2017, borrador para cuya aprobación requerirá, de nuevo, del voto favorable de Foro. En esta antesala el partido presidido por Cristina Coto lanza un aviso. Hoy someterá a votación del Congreso de los Diputados una iniciativa que reclama al Gobierno «redactar con urgencia» los proyectos de mejora de la línea Valladolid-Palencia-León y licitar las correspondientes obras «que permitan a toda la línea ferroviaria Madrid-Asturias cumplir con las especificaciones europeas de la alta velocidad». El asunto es capital para el partido. «Lo que está en juego con esta proposición no de ley es el pacto con el PP», manifiesta el diputado que la defenderá, Isidro Martínez Oblanca.

El diagnóstico que hace al partido asturiano ve en la situación actual del eje castellano un problema que lastraría a todo el tercio norte. El trazado Valladolid-León se abrió para los trenes de alta velocidad, pero con tramos de una sola vía y ciertas limitaciones. «Es injustificable técnica y económicamente que se hayan construido entre 2000 y 2010 variantes de nuevo trazado para superar las dificultades montañosas en el Guadarrama y en Pajares, que costaron 2.000 y 3.000 millones, y no se hayan culminado después las sencillas tareas de acondicionamiento ferroviario de los tramos llanos Valladolid-Palencia y Palencia-León», dice la propuesta presentada en el Congreso.

A juicio de Foro, la actual situación incumple «las especificaciones europeas» de lo que supone la alta velocidad. Según éstas, las líneas de nuevo cuño se construyen «para velocidades por lo general iguales o superiores a 250 kilómetros por hora». Ahora mismo ni el Alvia ni el AVE pueden pasar de los 200 kilómetros por hora entre Valladolid y León, debido a que, dos años y medio después de estrenar la línea, aún no ha sido posible activarle el sistema de control de tráfico propio de la alta velocidad, denominado ERTMS. La previsión de Fomento es poder hacerlo este verano, reduciendo en unos diez minutos el viaje entre Asturias y Madrid.

«Retroceso inexplicable»

Contando con ese avance, el fin del 'fondo de saco' de León y la apertura de la variante de Pajares, el ministro Íñigo de la Serna calcula que el viaje Madrid-Oviedo se situará en dos horas y 56 minutos, y veinticinco minutos más desde Gijón. Foro considera que semejante registro «supone en términos objetivos un retroceso inexplicable y un agravio a Asturias». No son los tiempos que se anunciaron en 2003 al diseñar la variante, ni «están en consonancia con los actuales de la red española de alta velocidad», afea el partido.

Con la variante abierta, la línea Gijón-Madrid tendrá una longitud aproximada de unos 459 kilómetros. Su velocidad comercial se situaría en los 137 kilómetros por hora, muy lejos de los 268 alcanzados en Madrid-Barcelona, o incluso los 164 de Madrid-Zaragoza, dos de las ocho líneas de alta velocidad con las que Foro se compara en la iniciativa.

«La falta de acondicionamiento a alta velocidad entre Valladolid, Palencia y León también penaliza los tiempos de las conexiones ferroviarias entre Madrid y Cantabria y entre Madrid y País Vasco, dado que estas líneas comparten con Asturias tramos hasta Palencia», recuerda Foro. «Estamos hablando no en interés exclusivo de los asturianos, sino del interés general», defiende Oblanca.

El diputado y el secretario general de su partido, Francisco Álvarez-Cascos, presentaron esta iniciativa el 1 de febrero en León. Aquel día el ministerio reaccionó remitiendo un comunicado en el que indicaba sus avances para poner en servicio el ERTMS, señalaba que está trabajando ya en el proyecto para desdoblar la vía entre Palencia y León y prometía destinar al corredor las futuras unidades del tren Avril, un modelo de Talgo que se espera sea capaz de exceder los 300 kilómetros por hora. Cabe agregar que en el plan ministerial la línea asturiana solo tendrá condiciones propias de alta velocidad hasta Pola de Lena. Entre la cuenca, Oviedo, Gijón y Avilés su propósito es ejecutar una renovación integral, sin necesidad de instalar vías de ancho internacional a corto plazo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos