Asturias, en alerta por un frente polar

Tarna. Una máquina quitanieves, con cuchilla y depósito de sal, trata de dejar despejado el paso por el puerto. / DAMIÁN ARIENZA
Tarna. Una máquina quitanieves, con cuchilla y depósito de sal, trata de dejar despejado el paso por el puerto. / DAMIÁN ARIENZA

Los puertos de Pajares, San Isidro y Tarna fueron cerrados al tráfico de camiones | Asturias, excepto el litoral, estará en aviso naranja desde las seis de esta tarde por acumulaciones de hasta veinte centímetros

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

La primera nevada de la campaña invernal ha llegado con fuerza al Principado de Asturias. Desde primeras horas de la mañana, fue constante el incremento de puertos y carreteras de montaña donde era necesario el uso de cadenas. Incluso, en algunos puntos, como los puertos de Pajares, San Isidro y Tarna, se prohibió el paso de vehículos pesados. Y así se mantenían a última hora de ayer, a pesar de que las quitanieves se afanaban en limpiar la calzada.

La relación de vías en las que el uso de cadenas era obligatorio es larga. Los puertos afectados fueron Pajares (Lena), El Palo y Pozo de las Mujeres Muertas (Allande), San Isidro (Aller), Leitariegos y Connio (Cangas del Narcea), Tarna (Caso), Cerredo (Degaña), La Cobertoria (Quirós), Somiedo y San Lorenzo (Somiedo) y Ventana -cerrada la vertiente leonesa- (Teverga). En cuanto a las carreteras, quedaron cortadas la LN-8, entre Tuiza y el puerto de La Cubilla, en el concejo de Lena, y la CO-4, entre Covadonga y Los Lagos (Cangas de Onís). Con cadenas estaban la AS-264, entre Sotres y el límite con Cantabria (Cabrales); la AS-213, entre Cangas del Narcea y Leitariegos, y la SD-1, entre la central de La Malva y Saliencia (Somiedo). Y en la autopista del Huerna se permitía circular, aunque con mucha precaución. Pero, ¿por qué ha llegado este intenso frío de repente? Lo explica la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), que ayer emitió un aviso especial. Se trata de la entrada de una masa de aire muy frío de procedencia ártico-marítima. Afectará prácticamente a toda la Península y Baleares, «dando lugar a un descenso generalizado de las temperaturas con heladas en zonas extensas y, en el norte, nevadas persistentes». Hoy se esperan precipitaciones en forma de nieve en Asturias en cotas que podrán descender hasta los 700 metros, pero será mañana y el sábado cuando «el temporal de nieve tendrá mayor incidencia». Es más, la Aemet apunta que «la cota podrá descender en algunas zonas a los 400 metros». Incluso no descarta que ocasionalmente pueda estar más baja.

Esa previsión ha hecho que la Aemet haya decretado el aviso naranja por nevadas en toda Asturias, excepto en el litoral, desde la seis de esta tarde hasta las 24 horas de mañana.

En la zona central de la región y en los valles mineros se podrían alcanzar los cinco centímetros de espesor de nieve, mientras que en la cordillera, en la zona suroccidental asturiana y en los Picos de Europa se calcula que llegará a los 20 centímetros. Hay que tener en cuenta que se prevé que la acumulación de nieve se produzca a partir de los 500 metros de altitud.

El frío ya se dejó notar ayer, con una temperatura mínima de 2,5 bajo cero en el puerto de Pajares, seguido de uno bajo cero en Degaña. Estas temperaturas, sin duda, se desplomarán en los próximos días. Además, también se acumularon importantes precipitaciones de lluvia, como los 24 litros por metro cuadrado recogidos en Salas, los 23 del puerto de Pajares o los 20,6 que se registraron en Llanes.

Más noticias

Los vecinos de las zonas rurales ya esperaban con ansia los primeros copos. En la zona suroccidental, nunca había sido tan esperada la nieve como este año. Las altas temperaturas de un verano sin apenas precipitaciones causaron estragos en una comarca que ayer aparecía prácticamente cubierta de blanco. Conforme avanzaba la mañana, la nieve se consolidaba en las zonas más altas. Los vecinos no hablaban de otra cosa, mientras las chimeneas humeaban sin tregua, signo de que trataban de combatir el frío. En la calle, a la bienvenida de los copos se sumaba el deseo de que la nieve llegara para quedarse y, así, recuperar manantiales y calmar los terrenos que fueron pasto de las llamas hace poco más de un mes. «La nieve nos viene de maravilla. Hacía falta, porque nos estábamos quedando sin agua en el pueblo», cuenta Irma Fernández, de Villarino de Limés , en Cangas del Narcea, mientras sacaba el ganado que tenía pastando en la sierra de El Acebo. Apenas unos kilómetros más abajo, en Villanueva de San Cristóbal, Elena López no podía ocultar su alegría. «Ojalá nevase toda una semana. Ya no es como antes. Aquí el año pasado apenas nevó. Las fuentes estaban en las últimas. Además del agua, viene bien el frío para las matanzas. Es estupendo», celebraba.

Deuda de 495 euros

También están de celebración las estaciones de esquí. La Diputación de León aprobó ayer mismo el convenio que marcará las actuaciones para promocionar las estaciones leonesas de manera conjunta con las del Principado. «Vamos a intentar que haya nieve, ya se trabaja con los cañones y la voluntad es favorecer que el servicio sea el mejor posible», indicó el vicepresidente de la diputación, Francisco Castañón.

León y Asturias potenciarán de forma conjunta sus estaciones y trabajan a contrarreloj para intentar abrir la temporada el viernes. Pero este convenio de colaboración nace no sin cierta polémica. En la misma sesión, en tono jocoso, Matías Llorente, diputado de Unión del Pueblo Leonés, recordó la deuda de 495 euros mantiene Asturias con la Diputación de León, fruto de los beneficios obtenidos por la venta de fortaits de uso conjunto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos