El fuego arrasó 12.825 hectáreas

El fuego arrasó 12.825 hectáreasGráfico

Cinco concejos tuvieron el 30% de los incendios y el 93% del terreno afectado | Cangas del Narcea, Ibias, Allande, Degaña y Tineo registraron 11.935 hectáreas quemadas

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El Gobierno regional hizo ayer balance de los 107 incendios -49 de ellos conatos- que afectaron recientemente a 42 municipios asturianos y en los que, según datos ofrecidos ayer por el consejero de Presidencia y Participación Ciudadana, Guillermo Martínez, resultaron afectadas 12.825,78 hectáreas. Si bien el consejero admitió que octubre y noviembre suelen ser meses con un importante riesgo de incendios, aseguró que «este es uno de los años con más superficie afectada».

La gran mayoría de los siniestros se registraron entre los días 13 y 19 de octubre, en los que estuvo activado el Plan de Protección Civil de Emergencias por Incendios Forestales. La zona más afectada fue el suroccidente de la región donde, aunque solo se registraron 29 fuegos, el 30% del total, la superficie calcinada alcanzó las 11.935,02 hectáreas, que suponen el 93%.

Más noticias

El de Ibias fue el municipio con más terreno afectado, pues cinco incendios afectaron a 6.088 hectáreas, seguido por Cangas del Narcea, con catorce siniestros y 1.987 hectáreas; Degaña, con un incendio que arrasó 1.950 hectáreas; Allande, con cinco fuegos y 1.640 hectáreas, y Tineo, con cuatro incendios que calcinaron 268 hectáreas.

La zona suroccidental también sufrió los peores siniestros, con seis grandes incendios, es decir, que afectaron a más de 500 hectáreas de terreno. Los dos mayores se registraron en Ibias. Se trató del de Seroiro, donde se quemaron 3.379 hectáreas, y el de Uría-Morentán, con otras 2.700. Hay que tener en cuenta que el primero se extendió a Galicia y el segundo también afectó a Cangas del Narcea y Allande.

Los otros cuatro grandes incendios fueron los de Fondos de Vega (Degaña), con 1.950 hectáreas afectadas; Gillón (Cangas del Narcea), con 963, y Corondeño-Bojo y en la carretera entre Santiellos y Rebollo, ambos en Allande, con 661 y 553 hectáreas calcinadas, respectivamente.

El Principado todavía no ha evaluado los daños ocasionados por estos fuegos, pero el consejero adelantó que hay dos o tres segundas viviendas afectadas, así como cabañas, cierres de fincas, silos y traídas de agua de particulares, sin olvidarse de la cabaña ganadera. Tampoco se ha especificado el tipo de superficie que resultó quemada, es decir, si fue monte, arbolado, etcétera. Según Guillermo Martínez, «es todavía pronto».

Por su lado, la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, aseguró ayer en el Congreso que el Ejecutivo ya trabaja en la restauración de los daños causados y que se aplicará de manera inmediata el decreto que regula las ayudas a los damnificados. Apuntó que se trabajará con Portugal para aplicar el Fondo de Solidaridad Europeo y resaltó que en prevención de incendios «avanzaremos mucho cuando la sociedad sea absolutamente intolerante contra estos criminales».

Finalmente, el portavoz de Podemos en la Junta General, Emilio León, anunció que su grupo propondrá reformar la Ley de Montes para establecer un marco flexible para los acotamientos, «adaptado a las necesidades reales del terreno».

Fotos

Vídeos