«'Furaco' aquí funcionaba, por eso se le mandó a Asturias», afirma Revilla

'Furaco', de regreso al Parque Natural de Cabárceno. / DANIEL PEDRIZA

«No le habrán sentado bien los aires de allí. Puede que no estuviera cómodo con el cambio de lugar», le disculpa el presidente de Cantabria

Sara García Antón
SARA GARCÍA ANTÓNGijón

Cuando 'Furaco' fue enviado hace nueve años a Asturias con la misión de inseminar a 'Paca' y 'Tola', Miguel Ángel Revilla avalaba las cualidades de este oso y garantizaba el éxito de la operación: «No nos va a dejar mal», auguraba. Y ayer, tras regresar el oso a su hogar en Cabárceno sin que se hubieran cumplido los objetivos, el presidente de Cantabria salía en defensa de 'Furaco'.

«Aquí funcionaba», reivindicó Revilla, quien recordó que este oso pardo tiene «acreditado» que ha tenido descendencia. En concreto, dieciocho hijos en el parque de Cabárceno. Esta prole fue precisamente el motivo, recordó Revilla, de que se le enviara a Asturias para tratar de inseminar a las dos osas que viven en semicautividad en Proaza.

«No le habrán sentado bien los aires de Asturias, aunque es el mismo clima», apuntaba el presidente de Cantabria. «Puede que no estuviera cómodo con el cambio de lugar, pero en estas cosas siempre la culpa no es de uno, puede ser una culpa compartida. A mí de quien no me han dicho nada es de las osas, pero desde luego alguien ha fallado aquí», añadía Revilla sobre la ausencia de descendencia.

En el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, agregó haciendo gala de su particular sentido del humor, «las osas ya están esperando» a 'Furaco'.

«A ver si resulta que ahora viene aquí y empieza a funcionar otra vez, con lo cual alguien va a quedar mal», apostilló.

Fotos

Vídeos