La ganadera asturiana Albina Pedraza reivindica a la mujer rural en el Congreso

Albina Pedraza junto a Capitán, un toro de su ganadería. /  E. C.
Albina Pedraza junto a Capitán, un toro de su ganadería. / E. C.

Cumplió la mayoría de edad convirtiéndose en la primera mujer en formar parte del jurado calificador de ASEAVA

BELÉN G. HIDALGO TINEO.

Joven, ganadera y mujer rural. Desde pequeña jugaba a ser veterinaria en el pueblo tinetense de Llaneces de La Barca. Creció rodeada de vacas en una explotación con 130 cabezas de ganado de la raza asturiana de los valles. «Nunca se me ha desprestigiado. Siempre me he sentido muy arropada. Cada vez hay más mujeres en el sector ganadero y, afortunadamente, menos machismo», dice. Con 18 años se convertía en la primera mujer en formar parte del jurado calificador de ASEAVA.

A sus 22 años, Pedraza tiene las ideas claras. «La ganadería no puede ser un plan B, tiene que ser el plan A». Por ello, ha apostado por formarse en sanidad animal antes de continuar con la tradición familiar que tantas alegrías les ha dado a través de sus sementales, distinguidos en varios certámenes.

Hoy, en el Congreso de los Diputados, reivindicará el papel de la mujer en el mundo rural, la necesidad de banda ancha en los pueblos, más apoyo a los jóvenes emprendedores y normativas más flexibles para el campo a raíz de los purines.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos