El Gobierno central aplaude y ve «moderno» el plan demográfico asturiano

El Principado llama a la oposición a «mejorar» el documento: «Ha llegado la hora de las propuestas; en este ámbito no caben demagogias»

R. MUÑIZ OVIEDO.

Asturias se sume en una sangría demográfica y la estadística lleva años avisándolo. Ahora, tras varias estrategias, iniciativas e intentos parciales, el Principado cuenta con un plan que aborda la cuestión. Contiene 216 medidas, y en la próxima década se propone movilizar 2.275,3 millones. A corto plazo, en el anteproyecto de presupuestos para 2018, «hay reservados 227 millones», indicó ayer el portavoz del Ejecutivo, Guillermo Martínez, cifra que exige ser leída con ciertas cautelas.

En realidad una de las utilidades del documento es coger una panoplia de políticas que ya se vienen ejecutando de forma dispersa y agruparlas bajo el mismo paraguas. Las subvenciones agrarias, el fomento de la contratación de desempleados, la compra y rehabilitación de viviendas sociales, la ampliación de la red de banda ancha o la asistencia a domicilio las vienen trabajando distintas consejerías del Principado, y su impulso ahora se presenta como parte de la solución al problema demográfico.

Todas ellas llevan su cuantificación económica, lo que no ocurre con dos de las medidas estrellas más vinculadas a la natalidad. El plan propone «establecer incentivos fiscales al nacimiento o la adopción en municipios rurales especialmente afectados por el envejecimiento». En esos y los demás concejos también se quiere «desarrollar incentivos fiscales a las familias a partir del segundo hijo o hija (nacimiento o adopción)».

Los incentivos fiscales a partir del segundo hijo son la medida estrella y están por cuantificar

El Gobierno regional deja abierta la magnitud de ese apoyo, pero hay margen para concretarlo. «Intentamos hacer un pacto demográfico, pero Foro y Podemos abandonaron la mesa; nos pidieron un plan con una memoria económica y es lo que hemos hecho», recordó Martínez. El consejero señaló que el texto ha sido ahora remitido a la Junta General: «Llega la hora de las propuestas, pero no me imagino a ningún grupo parlamentario eliminando ninguna enmienda». El portavoz confía en que el debate parlamentario permita reforzar o agregar soluciones porque «no cabe demagogia en éste ámbito». Las críticas cosechadas hasta ahora «son contradictorias», afeó.

El primer espaldarazo lo recibió de Edelmira Barreira, comisionada del Gobierno central para el reto demográfico. A su juicio, el documento asturiano sintoniza «con las medidas que se están planteando desde el Gobierno de la nación; es coherente y coincidente con las grandes prioridades que se han de abordar, es un planteamiento moderno, transversal, con gran importancia de las nuevas tecnologías, lo que es una novedad».

La exsenadora del PP reconoció que la situación de Asturias «es difícil», pero recordó que aunque las madres españolas tienen de promedio 1,3 hijos «querrían tener dos o más, por lo que hay una ventana de oportunidad». A la administración le toca «remover los obstáculos» para facilitar la decisión de procrear. «Cada país opta por su modelo; España lo hace con un respaldo fiscal, cheques-regalo para familias numerosas y monoparentales, algo en lo que Hacienda ha dicho que hay que seguir avanzando». Con todo, advirtió: «O trabajamos juntos o no habrá soluciones».

Fotos

Vídeos