El Gobierno central declarará catastróficas las zonas que se quemaron en octubre

R. MUÑIZ OVIEDO.

El Gobierno central concederá la actual denominación de zona catastrófica a los territorios afectados por la última oleada de incendios, en octubre. El nombre ahora es el de 'zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil' y su activación abre la puerta a «beneficios fiscales, ayudas para unidades familiares, corporaciones locales, comunidades de propietarios y titulares de establecimientos». Así lo anunció ayer la ministra de Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, quien comunicó que está trabajando también con el Ejecutivo luso para que los afectados puedan acceder al Fondo de Solidaridad Europea. Desde el Principado se habían solicitado ambas gestiones al poco de quedar extinguidas las llamas. «Contamos con más presupuesto y medios aéreos que nunca; ese fin de semana habíamos triplicado la capacidad de descarga por lo que pudiera pasar», dijo la ministra en las tres preguntas que atendió en el Senado.

En Asturias el sindicato CSI, por su parte, emitió un comunicado criticando el «funcionamiento caótico» de las brigadas de investigación del Principado (Bripas), que hace «prácticamente imposible» su labor. La central dice que hay dos vacantes sin cubrir desde hace más de dos años, que una unidad está desbordada por las 140 investigaciones asignadas y que hay orden de no hablar con la Fiscalía. También que las brigadas no reciben fotos aéreas ni llamadas del 112.

La Consejería de Presidencia opone que en la reunión con el conjunto de las Bripas «ninguno de los asistentes mostró desacuerdo» con las asignaciones de incendios y que las prioridades de investigación se deciden según un orden de urgencia acordado en 2003. La información que aporta el 112 «es la misma que venía dando» antes de que las Bripas se integraran en la entidad, aseguran.

Fotos

Vídeos