La gripe más virulenta de la última década deja ya siete muertos en la región

Pacientes y personal sanitario a las puertas de urgencias del HUCA, en Oviedo. / ALEX PIÑA
Pacientes y personal sanitario a las puertas de urgencias del HUCA, en Oviedo. / ALEX PIÑA

La semana pasada se registraron cerca de 8.000 nuevos casos y los hospitales siguen «desbordados», según denuncian los sanitarios

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

La gripe más virulenta de la última década. Es lo que está viviendo Asturias desde las pasadas navidades, cuando la epidemia gripal disparó su incidencia en la región, hasta dejar ya siete muertos y ocho mil afectados semanales. El colapso denunciado por los profesionales de la sanidad asturiana a lo largo de los últimos días ya tiene cifras concretas. La Consejería de Sanidad dio a conocer ayer el último balance epidemiológico de la red centinela, que da cuenta de una tasa de 735 casos por cada 100.000 habitantes, lo que supone que unos 8.000 asturianos estuvieron infectados por el virus de la gripe durante la semana pasada.

Los datos, por tanto, respaldan las reclamaciones de los profesionales sanitarios, que lamentaron la «falta de planificación» de la consejería ante la constante afluencia de personas a hospitales y centros de salud. Pese a todo y a la falta de camas disponibles, la administración autonómica sigue hablando de «normalidad» en los centros y de una presión asistencial «previsible» después las fechas de máxima afluencia.

Además de los ocho mil enfermos semanales, la gripe ha provocado 32 casos graves y siete fallecimientos. Esto es, tres muertes más desde la semana anterior. Las cifras, además, arrojan otra lectura de interés: la incidencia sigue siendo de carácter muy alto por séptima semana consecutiva, con un aumento en todas las franjas de edad y un especial repunte en los menores de cinco años, uno de los grupos de riesgo más sensibles.

¿Significa esto que se ha llegado al punto máximo de la epidemia? La Consejería de Sanidad apunta que «ya comienza a detectarse un descenso de los aislamientos de virus, lo que invita a pensar que se ha llegado al máximo de incidencia de la temporada». Esto, sin embargo, «solo se podrá asegurar en función de la evolución de las próximas semanas». El jefe de servicio de vigilancia epidemiológica, Ismael Huerta, explicó hace escasos días a este periódico que es probable que los casos sigan aumentando «al menos una o dos semanas más». Durante la próxima semana, por tanto, todo apunta que los centros de salud y los hospitales asturianos seguirán recibiendo pacientes a un ritmo similar al actual.

De los siete fallecidos «seis eran varones y otros tantos superaban los 70 años». Todos presentaban algún factor de riesgo y cuatro estaban vacunados durante la presente campaña, indicó Sanidad.

Se vacunó el 54,13%

Este año tampoco se logró cumplir el objetivo de vacunación, con el que se busca alcanzar una cobertura del 65% entre la considerada población de riesgo, principalmente, entre los pensionistas. Según Sanidad, hasta el pasado 31 de diciembre se dispensaron 188.899 vacunas, lo que supone una tasa de inmunización del 54,13%. En lo que va de temporada gripal, el HUCA ingresó por esta causa a 174 personas, una tasa de 52,6 por cada 100.000 habitantes. Esto supone, una proporción de ingresos del 2,2% de los casos atendidos en Primaria. Estas cifras son sensiblemente más bajas que las de 2017, dice Sanidad.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos