La Guardia Civil requisa pornografía infantil en dos viviendas asturianas

La Guardia Civil requisa pornografía infantil en dos viviendas asturianas

Los registros se enmarcan dentro de una operación nacional que se salda con cuatro detenidos y abundantes fotos y vídeos para pedófilos

P. LAMADRID GIJÓN.

La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas y ha investigado a otras dos como presuntas autoras de delitos de pornografía infantil, agresión sexual y abuso sexual a menores de edad en una operación iniciada en Navarra que se ha extendido a otras comunidades autónomas, entre ellas Asturias. La investigación comenzó a partir de una colaboración ciudadana, que permitió a los agentes identificar a un hombre de 37 años y su mujer, de 44, ambos residentes en Navarra, que podrían estar dedicándose a la pornografía, agresión y abuso sexual de menores de edad, según informó ayer la Guardia Civil en un comunicado.

Fruto de esas pesquisas, los agentes detuvieron a la pareja, al hombre como autor de un delito de agresión sexual y abuso sexual a menores de dieciséis años, y a la mujer como cómplice. Tras practicar esas detenciones, la Guardia Civil procedió a registrar dos viviendas situadas en una población navarra, en las que se detectaron «numerosos» archivos de pornografía infantil, muchos de ellos elaborados por el propio detenido, que, según la Benemérita, se dedicaba también a su distribución.

Con esa información, los agentes continuaron las labores de rastreo, que les llevaron a identificar a cuatro personas que estaban recibiendo esos archivo. Los agentes procedieron entonces a la detención de dos de ellas, de 59 y 62 años, y a la investigación de las otras dos, de 45 y 77 años, como autoras de un presunto delito de corrupción de menores por tenencia y distribución de material de pornografía infantil.

A esas detenciones siguieron los registros de cuatro domicilios situados uno en Barcelona, otro en Málaga y dos más en Asturias, en los que se ha incautado numeroso material informático, como ordenadores portátiles, discos duros o memorias USB, así como terminales telefónicos que eran utilizados para la comisión de los delitos y más de quince terabytes de imágenes y vídeos pedófilos. La operación 'Urimare' fue llevada a cabo por componentes de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de Navarra, con la participación de las Unidades Orgánicas de Policía Judicial de Málaga, Barcelona y Oviedo. Estuvo dirigida por el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 5 de Tudela.

Caso anterior

El pasado mes de marzo, la Guardia Civil también encontró material pornográfico infantil en Asturias en el marco de una operación nacional, la cual se saldó con 102 detenidos por tenencia y distribución de imágenes y vídeos con contenido explícito de abusos sexuales a menores a través de internet. Las detenciones se realizaron en 36 provincias, entre ellas Asturias, y se intervinieron más de 450.000 archivos en los que se reproducían abusos sexuales a menores, desde bebés hasta niños de catorce años.

Los agentes realizaron 92 registros domiciliarios -dos en Oviedo- e intervinieron 408 discos duros, 67 dispositivos USB, 40 ordenadores portátiles, nueve CPUs, seis tarjetas de memoria, un 'router', 1.700 DVDs, una cámara de fotos, dos cámaras de vídeo, dos ordenadores, seis tabletas y un servidor de almacenamiento. En aquella operación, los agentes de la Benemérita lograron identificar a diez menores, ocho de ellos de un mismo pueblo de Baleares, víctimas de abusos en una operación que requirió de la coordinación de más de cien juzgados de España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos