Hallado con vida el senderista perdido 26 horas en los montes de Somiedo

Los bomberos preparan al senderista para su traslado en helicóptero al Hospital Universitario Central de Asturias. / SEPA

Sergio C. A., vallisoletano de 33 años, fue localizado con signos de hipotermia y una cadera rota en el entorno de Valle de Lago por unas vecinas

BELÉN GARCÍA HIDALGO SOMIEDO.

Sergio C. A. plantó cara al fuerte descenso de las temperaturas somedanas. Resistió a la lluvia y se mantuvo fuerte. Así consiguió aguantar 26 horas, hasta que a las cinco menos cuarto de la tarde de ayer fue localizado. A esa hora, unas vecinas de Valle de Lago que caminaban por la zona escucharon sus gritos pidiendo auxilio y se pusieron manos a la obra para que pudiera ser rescatado.

Fue en la tarde del lunes cuando se inició la búsqueda de este senderista, cuyo rastro se había perdido a las tres y media de la tarde. Entonces, Sergio, de 33 años y natural de Valladolid, enviaba un mensaje a los dos amigos con los que había iniciado la ruta preguntándoles dónde estaban. Se había desorientado. Habían salido juntos del alto de La Farrapona a mediodía. Allí habían dejado el coche. Tenían pensado finalizar la caminata en los lagos de Saliencia. Pero la niebla se cruzó en su camino.

No fue hasta las nueve menos veinte de la noche que pudieron avisar al Servicio de Emergencias. Los amigos de Sergio se habían quedado sin batería en los móviles y pidieron a una mujer que se pusiese en contacto con el 112, pues no conseguían localizar a su amigo.

«¡Ayuda, por favor! ¡Aquí!». Fueron los gritos que oyeron las mujeres que le encontraron | «Estaba tirado cerca del arroyo, encogido, con frío», dice un vecino que participó en el rescate

La noche se echaba encima. El mercurio, por debajo de los cinco grados, y una niebla densa marcaron más de 24 horas de intensa búsqueda. «La situación es complicada. La niebla impide intervenir a los medios aéreos», lamentaba el alcalde de Somiedo, Belarmino Fernández, a primera hora de la mañana de ayer.

En el operativo participaron efectivos del Grupo de Rescate desplazados por tierra, la Unidad Canina de Rescate, bomberos de los parques de Somiedo y Proaza, guardería forestal y hasta personal del Ayuntamiento de Somiedo. Al rastreo se sumó también una patrulla de la Guardia Civil que fue en coche hacía Torrestío en León. Recorrieron Valle del Lago y el Cerveiriz, sin hallar rastro alguno del senderista. En la jornada de ayer la búsqueda se centró en tres zonas: por el lago de Calabazosa, uno de los Picos Albos y pradería; el lago de Calabazosa y el Cerveiriz; y la zona de Lago del Valle. A las tres de la tarde, cuando la niebla lo permitió, se sumaron los medios aéreos.

Quiso la suerte que unas vecinas de Valle de Lago saliesen de paseo por la pista que comunica La Laguna con La Cueva. Ellas fueron quien escucharon los gritos de Sergio pidiendo auxilio: «¡Ayuda, por favor! ¡Aquí!». Tras acercarse al senderista, acudieron a pedir refuerzos a un vecino para socorrerlo. Bomberos, personal del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña, agentes de la Guardia Civil y vecinos sacaron a Sergio en camilla hasta un prau. Allí le esperaba un helicóptero medicalizado que le trasladaría al Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA).

«Estaba tirado en el suelo, cerca del arroyo, encogido, con frío y se quejaba de que le dolía todo», señala uno de los vecinos que ayudó en el rescate. Sergio presentaba síntomas de hipotermia y policontusiones. «Al parecer se ha roto la cadera», afirmaba el regidor somedano aliviado tras hallar al senderista vallisoletano, que se recupera en el hospital.

Fotos

Vídeos