El hielo ocasiona retrasos de entre 15 y 50 minutos en cuatro Alvias en dirección a Madrid

R. M. GIJÓN.

Cuatro servicios Alvia que circulaban ayer entre Gijón y Madrid acumularon retrasos de entre 15 y 50 minutos por culpa del frío que encontraron en la rampa de Pajares. Las bajas temperaturas provocan que los trenes lleguen a León con hielo, lo que dificulta la operación de cambio de ancho de vía.

Entre Chamartín y León la línea ferroviaria es de alta velocidad y, en consecuencia, los railes están en ancho internacional o estándar, esto es, con una distancia interior de 1.435 milímetros. Desde la capital vecina y hasta Gijón los trenes solo disponen de ancho convencional o Renfe, con los carriles distanciados por 1.668 milímetros. Para pasar de una a otra vía, los trenes de la Serie 130 que presentan el servicio Alvia entran, a velocidad reducida, en un intercambiador, donde las máquinas desplazan los rodales por el eje y lo adaptan al ancho requerido. El hielo impidió ese movimiento.

Para resolver la incidencia, Renfe dispuso trenes en León. Gracias al transbordo, los pasajeros pudieron seguir su viaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos