«A mi hijo lo arrollaron y lo tiraron al suelo y no estaba haciendo nada»

K. F., de 22 años, estaba en el entorno del bar cuando se produjo la carga, de la que salió con un dedo del pie roto y varios moratones «tras hacerse unan bola para que no le hicieran nada». Quien lo denuncia es su madre que, tras ver los vídeos, afirma que su hijo fue de los pocos que no aporreó la barra del bar. «Entiendo que la Guardia Civil cargue, pero no que entre a saco. Si yo veo a mi hijo dando golpes, soy la primera que le pongo las orejas como un burro, pero se ve perfectamente que está hablando en la barra cuando los agentes lo arrollan y lo tiran al suelo», explica. «Hombre, una carga es una carga, pero si nos hubieran pedido antes que nos fuéramos...», plantea el joven tratando de quitar hierro al asunto.

Fotos

Vídeos