Los hoteles no logran engancharse al puente porque «solo es de tres días»

La ocupación se centra en el fin de semana, dicen los hosteleros. El mejor nivel de reservas está en el oriente, con el 70%

CHELO TUYA GIJÓN.

Ni acueducto y, para muchos, casi ni puente. La última gran escapada del año, la que facilitan las fiestas de la Constitución y la Inmaculada (6 y 8 de diciembre, miércoles y viernes, respectivamente) se reduce a un fin de semana. El sector turístico asturiano solo tiene garantizada alta ocupación para el próximo fin de semana. Las reservas llegan, de media, al 74%. Una tasa que contrasta con la total disponibilidad existente para el festivo anterior. En el norte, solo el País Vasco tiene una ocupación reseñable.

No obstante, Asturias es el segundo destino con más demanda para alojarse del 8 al 10 de diciembre. Una media de ocupación del 74% que tiene a Gijón como motor, con casi nueve de cada diez plazas disponibles ya ocupadas. Oviedo le sigue con un 73% de clientes confirmados. Una situación la del turismo urbano que indica la principal central de reservas por internet, Booking, y que confirma el vicepresidente de Otea, el experto en hotelería Fernando Corral. «No hay puente, sí tenemos mejores perspectivas para el fin de semana, pero las previsiones meteorológicas son malas, igual tenemos anulaciones».

Desde el sector hostelero, Javier Martínez, vicepresidente de Otea deja claro que «no estamos ante un puente con grandes previsiones», mientras que desde los campings, Tony Amieva sentencia: «Flojísimo. Solo les irá bien a los de turismo de nieve».

Unas previsiones de nieve que sí podrían beneficiar a los empresarios a pie de pista, sobre todo después de que la de Valgrande-Pajares haya sido la primera de la cornisa en abrir sus instalaciones. Desde el sector rural, la posibilidad de que haya mal tiempo no preocupa. «Estar en una casa rural con nieve es un placer», apuntó el presidente de la Federación Asturiana de Turismo Rural (Fastur).

Adriano Berdasco precisa que la ocupación, no obstante, «va por zonas. Los compañeros del oriente tienen el 70% de ocupación y creen que lo superarán. Los del occidente, sin embargo, tienen libre la mitad de las plazas. En el centro, algunos llenarán, pero todavía hay plazas disponibles». Un 40%, si los datos que maneja la Asociación Regional de Casas de Aldea (ARCA) se confirman. «Tenemos un 60% de ocupación», señaló su presidenta, Ana Soberón, quien dejó claro, no obstante «que no es suficiente. Es una ocupación para los cuatro días, pero necesitamos más».

Año de récord

Lo dice Soberón porque, aunque de nuevo Asturias cerrará un año con récord turístico, «la ocupación media no es la esperada. Necesitamos más viajeros». Una reflexión de la presidenta de ARCA que también mantienen Corral y Berdasco. El último informe del Instituto Nacional de Estadística evidencia que la región ha vuelto a romper su techo turístico. El turista '2 millones', que llegó a Asturias por primera vez en 2015 y repitió el año pasado, ya es una realidad en 2017. En diez meses los alojamientos recibieron 2.107.978 clientes, lo que supone un 4,9% más. Un tirón de viajeros que sumado reservas. Hasta octubre se comercializaron 5.207.462 pernoctaciones, un 5,7% más. Sin embargo, la ocupación media no pasó del 25%. En fin de semana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos