Los hoteles ponen los precios más altos de la década, con 81,42 euros de media en agosto

Cartel de completo en un hotel llanisco. / N. A.

Los establecimientos incrementaron sus tarifas en once euros durante los últimos tres años. Este verano emplearon a un 1,8% más de plantilla

R. M. GIJÓN.

Se trata de adaptarse al mercado para lograr la mejor recaudación. Bajo ese principio, los hoteles incrementan sus precios en verano, cuando tienen mayor seguridad de lograr el lleno. Agosto es tradicionalmente el mejor mes y, en consonancia, el que registra los precios más altos. Repitiendo esta dinámica, los establecimientos de la región elevaron sus tarifas el mes pasado hasta situarlas en un promedio de 81,42 euros, según desveló ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es el máximo, al menos desde 2008, cuando el organismo inició los registros.

La subida es de más de once euros respecto a los precios de agosto de 2014. Supone un incremento del 15,86% en tres años, un comportamiento en consonancia con el resto del sector. La tarifa media cántabra alcanzó los 96,72 euros y la vasca se puso en 104,06, valores también máximos de la última década. Aunque los precios de los productos siguen, a escala general, estancados o contenidos en todo el país, el Índice de Precios al Consumo (IPC) sitúan al capítulo de hoteles, cafés y restaurantes entre los que más nítidamente presentan un comportamiento alcista.

El motivo, según los empresarios, estriba en la necesidad de resarcirse de los años de congelación e incremento de costes, algo que facilita una mayor alegría en las reservas. En agosto, por ejemplo, se alcanzaron los 277.506 viajeros, un 1% más que en el mismo mes de 2016. Esas visitas se tradujeron en 681.784 pernoctaciones, lo que significa una mejora del 0,3% respecto al pasado curso. Desde enero, la progresión es del 2,8% en la llegada de turistas y del 3,9% en pernoctaciones.

«Los indicadores también constatan que estos alojamientos mejoraron su rentabilidad», resaltó ayer el Principado en un comunicado. La administración destacó que a esa subida de clientes y precios le acompañó un incremento de las plantillas, con un 1,8% más de personal contratado respecto al estío anterior.

Por puntos turísticos, Oviedo mantiene el liderazgo que en 2014 arrebató en las pernoctaciones a Gijón durante el mes puntero del verano de 2014. La ciudad costera despachó 118.679 estancias esta vez, y la capital le aventajó en algo más de 19.000 reservas. Los guarismos apuntan a un boom de Oviedo en el mes de mayor negocio, toda vez que en junio fue Gijón quien captó a más clientes. Analizado el verano, en agosto Oviedo logró impulsar un 30,2% las pernoctaciones respecto a junio, mientras que Gijón progresó un 9,9%. El mayor impulso, sin embargo, fue para Cangas de Onis, con un 45,5% más.

Fotos

Vídeos