El HUCA adquiere nuevas taquillas antirrobo obligado por Inspección de Trabajo

Taquillas del viejo HUCA reutilizadas en La Cadellada. Los sindicatos denunciaron que el antiguo material tenía pulgas
Taquillas del viejo HUCA reutilizadas en La Cadellada. Los sindicatos denunciaron que el antiguo material tenía pulgas / MARIO ROJAS

La escasez de armarios obliga al personal a dejar sus pertenencias en sitios sin vigilancia. Gispasa gastará 190.000 euros en 1.316 taquillas

LAURA FONSECA OVIEDO.

Mochilas y bolsos escondidos tras un mostrador, debajo de una mesa, una camilla o entre las carpetas de una estantería. También ropa en bolsas de basura, con el fin de disimular y que el botín no llame la atención de los amantes de lo ajeno. Así es como suelen 'guardar' sus pertenencias buena parte de los trabajadores del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA). La ausencia de taquillas suficientes para la plantilla obliga a que el personal tenga que buscarse la vida para dejar a buen recaudo su bolso, la documentación con la que acude a trabajar o la ropa de calle que no emplea durante la jornada laboral.

Semanas atrás, los sindicatos se habían hecho eco de una situación esperpéntica para un hospital del nivel y la categoría del HUCA, que a tres años de su apertura sigue arrastrando el problema de falta de taquillas que los profesionales ya denunciaron nada más inaugurarse el complejo, en junio de 2014. Desde entonces, muchos se ven obligados a dejar sus pertenencias en zonas sin vigilancia y a la vista de todo el mundo. El caso llegó a Inspección de Trabajo de la mano de los delegados de Prevención de La Cadellada, que desde un principio exigieron disponer de armarios adecuados para toda la plantilla.

El caso es que con tres años de retraso las taquillas parece que finalmente llegarán. Gispasa ha sacado un concurso para la adquisición de 1.316 taquillas fenólicas, con herraje de acero inoxidable. Se gastarán en ello 190.000 euros. La convocatoria se hizo pública en julio pasado y el plazo de presentación de ofertas debería haber finalizado el 17 de agosto pero la empresa que gestiona el HUCA decidió ampliarlo hasta ayer, 4 de septiembre. El próximo día 11 se procederá a la apertura de la documentación administrativa y, en su caso, de las ofertas económicas.

Las nuevas taquillas son antirrobo (otra de las preocupaciones de los trabajadores, que denunciaron sustracciones en los vestuarios) y disponen de dos cavidades separadas, lo que las hace más óptimas para un espacio hospitalario donde se debe reducir al mínimo los riesgos biológicos.

Sótano apuntalado

Por su parte, el diputado de Foro Pedro Leal anunció ayer que su Grupo preguntará en la Junta General si existe riesgo estructural en el HUCA. Lo hará tras conocerse, tal y como informó EL COMERCIO, de que fue necesario apuntalar uno de los sótanos del HUCA para cambiar una pieza de 1.400 kilos en Radiología, junto a Consultas Externas. «Apuntalar el sótano de un hospital de nueva construcción por un traslado de maquinaria exige dirimir responsabilidades y saber quién va a pagar por esta falta de previsión», dijo.

Fotos

Vídeos