Cerca de 8.000 alumnos asturianos pendientes del examen de conducir

Un centenar de vehículos de autoescuelas marcharon por Oviedo para visibilizar su protesta. / LORENZANA

«Nos sentimos rehenes del conflicto», se quejan los empresarios, que calculan un 60% de pérdidas en la facturación de julio a septiembre

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

Desde el pasado 19 de junio, cuando los examinadores de la Dirección General de Tráfico decidieron secundar una huelga de ámbito nacional para reclamar mejoras salariales, los centros de examen funcionan a medio gas. En Asturias donde hay catorce examinadores -llegó a haber 22- no se realizan pruebas de circulación los lunes, martes ni miércoles. Sí exámenes teóricos y de destreza en pista. Con solo dos días a la semana de pruebas prácticas, en estos últimos seis meses se ha formado un «tapón» considerable de alumnos que esperan su turno para poder examinarse. Porque, al ritmo actual, «solo pueden presentarse dos o tres por profesor al mes», aseguró ayer Rubén Castro Iglesias, presidente de la Unión de empresas de Autoescuelas de Asturias, organización que integra a 80 de las 90 empresas del sector que operan en el Principado.

Tres de ellas ya han tenido que echar el cierre en los últimos meses debido al conflicto de los examinadores, muchas otras sobreviven a base de créditos y, mientras, «varias decenas» de profesores se han quedado en la calle ante la falta de alumnos. Porque la huelga de examinadores, además de haber aplazado el examen a «entre seis mil y ocho mil asturianos», está retrayendo las nuevas matrículas. Castro calcula que cerrarán el año con un 40% menos de facturación. Durante el pasado trimestre, el que va de julio a septiembre, tradicionalmente el de mayor actividad en las autoescuelas, la caída de ingresos fue del 60%. «Estamos en una situación desesperada, crítica», se lamenta.

Los empresarios asturianos se sienten «rehenes» de un conflicto que, a la vista del nuevo fracaso de las negociaciones escenificado ayer por el comité de empresa y la DGT, continuará varias semanas más. «Hartos», más de un centenar de profesores de autoescuela marcharon ayer con sus vehículos desde el Palacio de los Deportes de Oviedo hasta la plaza de España haciendo sonar sus cláxones. Detrás de una pancarta en la que se podía leer: 'Gobierno, examinadores, DGT. Necesitamos examinar ya', circularon hasta la sede de la Delegación del Gobierno en Asturias, donde se leyó un comunicado y se puso de manifiesto la situación «límite» que están atravesando sus negocios.

Y, aunque «ni somos la causa ni somos la solución» del conflicto, sí plantearon algunas soluciones al mismo. Como que Tráfico traspase las competencias a las comunidades autónomas o que se creen grupos de examinadores interinos. También demandaron unos servicios mínimos «adecuados». En este sentido, el director general de Tráfico, Gregorio Serrano, anunció ayer que, en caso de que los examinadores de tráfico persistan el mes que viene con la huelga, se decretarán servicios mínimos del 50%. También aseguró que se acelerará la incorporación de nuevos trabajadores para paliar los perjuicios que están causando los paros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos