Huellas, ciencia y hasta urbanismo contra el crimen

Menéndez Mato y Fernández Arango, en la biblioteca del Centro Asociado de la UNED en Gijón. / PALOMA UCHA

El director del Centro Asociado en Asturias prevé una alta demanda en esta titulación | El grado de Criminología que se estrena en la UNED enseña cómo combatir el delito desde todos los frentes

SARA GARCÍA ANTÓN GIJÓN.

Un estudio científico del delito, para no pasar por alto ninguna de sus aristas y luchar contra los crímenes desde todos los frentes posibles. El interés por diseccionar todo aquello que tenga que ver con el delito estaba claro -los propios estudiantes de la UNED habían reclamado en numerosas ocasiones la implantación de estudios de Criminología y por los títulos propios de esta universidad han pasado unas 15.000 personas desde finales del pasado siglo- y ahora, a partir de octubre, quien quiera convertirse en criminólogo podrá hacerlo en el grado que la Universidad a Distancia y su centro asociado en Asturias, con sede en Gijón, estrenan este curso.

Una titulación, la de Criminología, que nace con las bases muy bien definidas. Con aspiraciones de cubrir un hueco que se había detectado y un claro enfoque multidisciplinar. Cinco facultades -Derecho, Ciencias Políticas y Sociología, Psicología, Ciencias, Filología- y una Escuela Técnica Superior, la de Informática, han unido esfuerzos y recursos para diseñar un cuidado y «puntero» plan de estudios «nacido desde cero». Es decir, sin trasladar sin más los programas de otras facultades. Adaptando el temario -destaca Juan Manuel Lacruz, director del departamento de Derecho Penal y Criminología de la UNED- a una titulación que dará las claves para abordar los delitos desde cualquiera de sus aristas.

LA TITULACIÓN

Implantación
Este año se podrá estudiar el primer y el segundo curso del grado. Tercero, en el curso 2018-2019. Y cuarto, al siguiente.
Matriculación
Hasta el día 20 de octubre.
Asignaturas de primero
Dos anuales -Fundamentos del sistema de responsabilidad penal y Técnicas de investigación social aplicadas a la Criminología- y siete cuatrimestrales, Historia del delito y del castigo en la Edad Contemporánea e Introducción a la Criminología, a la Sociología y a la Teoría del Derecho.
Asignaturas de segundo
Derecho penal y Estadística social (anuales) e Introducción a las políticas públicas, Estructura social, Psicopatología forense, Teoría criminológica, Delincuencia y vulnerabilidad social, Derecho penitenciario y Psicología social (cuatrimetrales).

Y es que son muchos los frentes desde los que abordar el delito. Aunque, eso sí, matiza Lacruz, que nadie se crea que en cuanto empiece el curso lo primero será enfundarse unos guantes e ir a procesar escenarios o identificar ADNs para resolver crímenes. «Eso es criminalística, la resolución de crímenes, que es una asignatura obligatoria de cuarto curso», matiza Lacruz. Lo que la UNED se trae entre manos es algo más amplio, es una ciencia multidisciplinar que aborda desde el origen del delito hasta su prevención y, también, posibles soluciones.

LAS FRASESJuan Manuel Lacruz Director del departamento de Penal de la UNED «En algunos países se diseñan barrios pensando en que no favorezcan el crimen» Juan Carlos Menéndez Mato Director del Centro Asociado de Asturias «Es una carrera idónea para quienes ya trabajan en seguridad, prisiones o son abogados penalistas» Rubén Fernández Arango Coordinador académico «El interés está ahí y ya lo vamos notando entre el alumnado»Juan Manuel Lacruz

Nada ha quedado al azar en esta iniciativa -que en el Centro Asociado de la UNED en Asturias acogen con buenas perspectivas de matriculación- que formará a las nuevas generaciones de criminólogos. Incluso hay una asignatura de inglés especializado para este sector. Los egresados sabrán, por ejemplo, hacer perfiles de los criminales y hasta podrán diseñar barrios que no sean criminógenos. Y es que el urbanismo, explica Lacruz, es clave en las políticas para combatir el delito. «En los países nórdicos, en Estados Unidos y en Gran Bretaña, por ejemplo, se proyectan ya barrios pensando en cómo han de ser para que no favorezcan la comisión de delitos», indica.

Una vez obtenida la titulación, explican el director del centro de la UNED en Asturias, Juan Carlos Menéndez Mato, y Lacruz, los ámbitos en los que aplicar esos conocimientos son numerosos. Para empezar, las labores vinculadas con la prevención del delito, para diseñar estrategias de intervención para evitar que se cometan. También, para las fuerzas y cuerpos de seguridad, en su papel frente a la criminalidad, tanto en prevención como de respuesta, además de en su relación con las víctimas y en su papel de puente entre las conductas delictivas y la Administración de Justicia. La asistencia en el proceso, con la elaboración de informes policiales también precisa «cada vez» más de criminólogos.

Asistencia a las víctimas

Y, destacan en la UNED, no hay que olvidar a la víctima. «Desde 2015 se ha producido un aumento de las oficinas de atención y de servicios de apoyo a las víctimas que necesitan de la asistencia de profesionales criminólogos», recuerdan en la Universidad a Distancia. Eso sí, matizan ambos, todavía queda mucho por recorrer en España para que las administraciones asuman la necesidad de incluir a los criminólogos en determinadas áreas, aunque aspiran a que esta ciencia vaya recorriendo un camino similar al que experimentó la Psicología en su día.

Por su contenido, además, se perfila como una segunda titulación «idónea» para penalistas, empleados de Prisiones, agentes de la fuerzas de seguridad... Una característica que hace que la Universidad a Distancia resulte especialmente atractiva, confían en la UNED. «El interés está ahí, se va notando ya y hemos recibido llamadas pidiendo información», indican el director de la UNED en Asturias y el secretario y coordinador académico, Rubén Fernández Arango. Este año, se implantarán dos cursos, primero y segundo. Además de establecerse, en Asturias, dieciocho tutorías, la mayoría de ellas presenciales, también de consulta y de web conferencia.

Hasta el día 20 de octubre se pueden formalizar las matrículas vía 'on line' para cursar estos estudios, en los que no faltará el cibercrimen ni la delincuencia de guante blanco en una titulación en la que cada crédito costará 15,95 euros. Cada curso incluirá un total de sesenta créditos. Además, se podrá obtener el título de graduado en Criminología con Mención, para lo cual se han diseñado tres itinerarios que llevarán a otras tantas distinciones: mención en Ciencias Penales, en Psicología de la Delincuencia y en Criminología Social.

Fotos

Vídeos