«Los de Humanidades también podemos ser emprendedores»

Rocío Fernández, en Gijón, tras regresar de EE UU. / D. ARIENZA
Rocío Fernández, en Gijón, tras regresar de EE UU. / D. ARIENZA

Ganar el concurso Champ-U permitió a Rocío Fernández conocer las entrañas de empresas como Google o Facebook en Silicon Valley

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

La gijonesa Rocío Fernández regresó «impresionada» de su reciente viaje a Silicon Valley (Estados Unidos). Ganar el premio individual del Concurso Universitario de Talento y Emprendimiento de la Universidad de Oviedo, Champ-U, el pasado junio le facilitó el billete a la cuna del emprendimiento, donde conoció de primera mano las entrañas de grandes compañías tecnológicas como Google, Facebook, Pinterest o Ideo, la filosofía de trabajo de los norteamericanos y su manera de hacer negocios, «más directa y clara» que la española. «Todo aquello es muy distinto a lo que estamos acostumbrados aquí. No tiene nada que ver», cuenta Rocío Fernández, que también tuvo ocasión de recibir clases magistrales de doctores de la Universidad de Standford, la segunda mejor del mundo según el último ránking de Shangai.

Un privilegio que compartió con otros once 'elegidos' de toda España. Jóvenes, y no tanto -las edades del grupo iban de los 16 a los 41 años- previamente seleccionados por universidades o empresas para compartir un mes de sus vidas en Estados Unidos. Fue esa otra experiencia inolvidable para la gijonesa. «Convivir con todos ellos en la misma residencia resultó muy enriquecedor por la diferencia de edades y las distintas procedencias de cada uno», cuenta.

Además de las visitas a empresas y las conferencias, durante ese mes también tuvieron tiempo para trabajar en sus propios proyectos de emprendimiento. Ella, junto con dos compañeros de Madrid, Sara y Alberto, comenzaron a perfilar entonces, y siguen haciéndolo estas semanas, su participación en el evento Dream Big que tendrá lugar el próximo 3 de noviembre en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Será un encuentro en el que los participantes tendrán tres horas para desarrollar un proyecto de innovación. «Nosotros nos encargamos de decidir qué retos van a tener que resolver, qué empresas van a participar y cómo se va a organizar», cuenta.

Esta recién graduada en Historia por la Universidad de Oviedo, que en breve se instalará en la ciudad condal para cursar un máster en Relaciones Internacionales, ha encontrado en el emprendimiento un camino que le gustaría recorrer en toda su dimensión porque «es algo que yo llevaba dentro». Con todo, dice tener claro que su objetivo en la vida «no es tener una empresa como tal». Ella, que se define como una joven «muy proactiva», a la que le gusta «probar cosas nuevas», reconoce que se siente orgullosa de haber demostrado en su día, cuando participó en el Concurso Universitario de Talento, que cualquiera con una formación previa en Humanidades, como es su caso, «también puede ser un emprendedor».

Fotos

Vídeos