Ignacio Prendes pide movilizar a la región contra «el capricho» del cambio de vía en la variante

Ignacio Prendes./
Ignacio Prendes.

«Es un despropósito que beneficia a pocos y perjudica a todos», dice el diputado de Ciudadanos. La rampa saca casi tantas toneladas como el corredor mediterráneo

R. MUÑIZ OVIEDO.

Dentro de un mes y 11 días el pacto entre Mariano Rajoy y Ciudadanos quedará incumplido en lo que afecta a la mayor obra pública asturiana. El documento «sólo hace referencia a dos infraestructuras, el corredor mediterráneo y la variante de Pajares, estableciendo que estuvieran listas en 2017 y con un uso mixto de pasajeros y mercancías», recordó ayer Ignacio Prendes, vicepresidente del Congreso y diputado nacional del partido naranja. El Ejecutivo nacional estaba cumpliendo pero en marzo Foro condicionó el apoyo de su único parlamentario en la Cámara a poner las vías de ancho internacional, afeó. Son las propias del resto del continente y en España de la alta velocidad. A eso se había comprometido el PP también cuando firmó el programa de coalición electoral con el partido del que es secretario general Francisco Álvarez-Cascos. Ayer, sin citarle, Prendes calificó ese diseño de «capricho». Asumirlo fue «la irresponsabilidad del presidente del Gobierno y de un político asturiano», abundó.

«Es un atentado a los intereses de Asturias», expresó Prendes. «Se ha prostituido el debate» porque la infraestructura se concibió para potenciar el tráfico de mercancías, algo que en España se desarrolla mayoritariamente sobre vías de ancho ibérico. El diputado cree que «o hay una movilización ciudadana o no pararemos este despropósito que beneficia a pocos y perjudica a todos», clamó.

Para dar pie a ello, la formación organizó una sesión de conferencias sobre la variante, con «gentes de diferentes ámbitos, que en otras cosas pensamos distinto», dijo. En la variante todos apostaron por una solución que permita el paso de las mercancías desde el primer día. «La estructura está creada para eso; tiene en La Robla y Campomanes dos puestos de adelantamiento y estacionamiento de trenes, lugares donde las mercancías se juntan, para formar trenes más largos que los que suben la rampa de Pajares, trenes que son los que van por el resto del país y que reducen los costes», dijo José Antonio Sáenz de Santa María, decano del Colegio de Geólogos.

«Después de 4.000 millones invertidos, que la usen solo 300.000 pasajeros al año es una barbaridad; tiene que haber un acuerdo que salga adelante gobierne quien gobierne, que no lo condicione un diputado», valoró el presidente del comité de empresa de Renfe, Luis Blanco Junquera, quien apuesta por poner ancho ibérico en un túnel e internacional en el otro. «Lo que pedimos es lo que pide la mayoría de la sociedad asturiana, que la variante sirva para pasajeros y mercancías, a la mayor brevedad posible, lo que mejoraría la competitividad de la economía», abundó Alberto González, director general de la patronal Fade.

Vicente Luque, presidente de la Plataforma Tecnológica de Túneles de Pajares (PTTP), recordó que por la vieja rampa salen 1,7 millones de toneladas «mientras que el corredor Mediterráneo, con toda la inversión que recibe y las vías de ancho internacional e ibérico que tiene, no saca más de dos a Francia».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos