Los incendios forestales arrasaron una superficie 22 veces mayor que en 2016

E. C. GIJÓN.

La superficie quemada por incendios forestales en Asturias ascendió, entre los meses de enero y agosto, a 13.901 hectáreas frente a las 621 del mismo periodo del año pasado, según los datos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) publicados ayer por la Sociedad Asturiana de Estudios Económicos e Industriales (Sadei). Una cifra que supone una superficie 22 veces mayor que la arrasada por las llamas en 2016.

En los ocho primeros meses del año se contabilizaron en la región 1.498 incendios forestales. En el mismo periodo de 2016 hubo 389. De las 13.901 hectáreas afectadas entre enero y agosto, el 12% correspondía a superficie arbolada. En lo que va de año, el peor mes en cuanto a los incendios forestales en la región fue abril. Durante la tercera semana de ese mes, se produjo una ola de fuegos que provocó 254 siniestros en 52 concejos, aunque los números de todo abril incrementan aún más el balance. Los bomberos tuvieron que realizar un total de 894 salidas por incendios forestales en aquel mes. Fueron muchos más que los contabilizados en marzo, periodo en el que los servicios de extinción tuvieron que intervenir en 407 ocasiones.

En todo el pasado año, se quemaron en Asturias 1.544 hectáreas, lo que supone un 92,9% menos que en 2015, cuando ardieron 21.824 hectáreas. Ese es el peor dato desde 1990, año en el que una oleada de fuegos en diciembre arrasó más de 15.000 hectáreas.

Fotos

Vídeos