Indemnizan a los padres de la niña de Llanera que murió tras caerle un televisor

Vivienda en la que tuvo lugar el accidente. / PABLO NOSTI
Vivienda en la que tuvo lugar el accidente. / PABLO NOSTI

La Audiencia Provincial rechazó los argumentos de la aseguradora, que ha tenido que abonar 160.000 euros

MARCOS GUTIÉRREZ LLANERA.

La aseguradora Ocaso asume la indemnización a los padres de una niña de tres años que falleció el 21 de enero de 2014 tras caerle encima un televisor mientras se encontraba en la casa de sus abuelos en Llanera, en la parroquia de Ables. La jueza de la Audiencia Provincial considera que el fatal accidente ha de quedar cubierto por el seguro de responsabilidad civil que tenían contratado los abuelos con la citada compañía. La firma aseguradora, de hecho, ya procedió hace aproximadamente un mes al pago de los 160.000 euros de indemnización a los padres.

Ocaso, en un principio, esgrimía como argumento que la poliza contratada incluía a terceros pero, en este caso, no a sus descendientes, por lo que lo sucedido no entraba dentro de la cobertura de la misma. La Audiencia Provincial entiende lo contrario.

Aquel 21 de enero, la pequeña se subió a una repisa en la que estaba colocado un voluminoso televisor, que se precipitó sobre ella. El accidente -la Policía Judicial de la Guardia Civil concluyó que fue «fortuito»- se produjo en el interior de la vivienda unifamiliar en la que residían habitualmente sus abuelos. El chalé está situado en la parroquia rural de Ables. Se trata de una familia natural de Oviedo (los Arbesú) aunque muy conocida en la zona, dada su vinculación empresarial al sector de muebles de cocina. Vecinos de la parroquia explicaron ayer a este diario que los abuelos dejaron la vivienda apenas un año después de que tuviera lugar el fatal accidente.

Conmoción en Ables

La parroquia aún no ha olvidado uno de sus días más tristes. Una vecina de Ables recordó ayer la «conmoción» que experimentaron al conocer el fallecimiento de la niña hace casi cuatro años. «Era una nena muy pequeña y todos tenemos hijos, nietos o sobrinos», decía. «Me enteré al mediodía, porque oímos que pasaba la ambulancia y vimos al padre correr frente a la casa», indicó esta mujer.

La cuidadora de la pequeña fue la persona que llamó al servicio 112 de Emergencias, que, a su vez, trasladó el aviso a la Guardia Civil y a los servicios sanitarios. En apenas quince minutos se trasladaron hasta Ables dos ambulancias.

Los facultativos intentaron reanimar a la niña, pero no fue posible. Hasta la vivienda también se desplazaron una patrulla de seguridad ciudadana de Llanera y un equipo de la Policía Judicial de la Guardia Civil.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos