Ingresa en prisión sin fianza el presunto autor del tiroteo de La Felguera

David H. H. sale del juzgado con destino a la prisión. / E. C.

«Estoy enfermo, a esas horas no ando por la calle», afirma el padre de David H. H., quien tendrá que volver a declarar en el juzgado de Langreo

MARTA VARELA LANGREO.

A las seis y media del pasado domingo en un pub de La Pomar, en La Felguera, se dispararon cinco balas. Y ayer entraba en prisión el presunto autor del tiroteo tras declarar durante más de dos horas en el juzgado de Langreo. David H. H., que se había entregado el lunes junto a su padre, es, de momento, el único de los sospechosos que ha entrado en la cárcel. Tras explicar su versión de lo sucedido -otro hombre acabó en el Hospital Valle del Nalón, a donde fue trasladado en un vehículo particular, con tres balazos en una pierna- David H. H. salió de las dependencias judiciales hacia el centro penitenciario de Asturias acusado de tentativa de homicidio, tenencia ilícita de armas de fuego y conducción temeraria. La jueza declaró prisión provisional y sin fianza. El joven cuenta con varios antecedentes policiales.

Sus explicaciones serán confrontadas con las de la víctima y, también, por lo contado por algún testigo. Y es que, según fuentes cercanas al caso, los relatos difieren de manera sustancial.

Mientras David H. H. prestaba declaración en el juzgado, su padre, D. H. P., permanecía en el exterior acompañado de su esposa y de la compañera sentimental del acusado. Y es que el patriarca de la familia quedó, de momento, en libertad, tras declarar en sede judicial aunque tendrá que permanecer localizable y estar a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Langreo para ser llamado a declarar como investigado. La investigación apunta que finalmente también acabe entrando en prisión provisional.

Los investigadores creen que una de las balas alcanzó por error al hermano del atacante «De seguir así, pronto podrá irse a casa», dice la familia de la víctima, que recibió tres balazos

«Estoy muy enfermo, a esas horas no andaba por la calle, no participé en los hechos», se defendía ayer el padre de David H. H.; explicación que ratificaba la familia allí presente. «No hay testigos de la agresión que puedan implicarle, fue una discusión con un borracho que se torció», insistían sobre el papel del padre.

Como investigado y pendiente de presentar nueva declaración a requerimiento del juzgado langreano quedó el tercero de los detenidos, J. R. H. H., un hermano de David.

J. R. H. H. salía ayer del módulo penitenciario del HUCA, donde fue operado para extraerle una bala de su brazo, para volver al centro penitenciario en el que cumple una condena anterior. En el momento de los hechos se encontraba disfrutando de un permiso penitenciario. Parece ser que recibió un disparo accidental durante la trifulca. Se baraja la posibilidad de que su hermano, que habría efectuado cinco disparos, pudiera herirle.

J. R. H. H. pidió el alta voluntaria, pero tras ser atendido fue detenido e ingresado en el módulo penitenciario de dicho hospital. Mientras, su hermano y su padre seguían huidos, incluso lograron eludir a los agentes que les persiguieron por la carretera de San Tirso. Al final, optaron por entregarse voluntariamente tras constatar la intensa operación policial que terminó por cercarlos.

La víctima, Á. H. H., vecino de El Entrego y conocido de los asaltantes, evoluciona favorablemente de sus heridas en el centro hospitalario Valle del Nalón, donde fue intervenido para sacar al menos un proyectil de una de sus piernas. Su familia se mostraba ayer satisfecha con la evolución y explicaba que «de seguir así en unos días podrá ir para casa».

Lo que no se explican es el ensañamiento que tuvieron con él sus agresores y mantienen que primero en el barrio de El Puente tuvo un encontronazo con el autor de los disparos, quien minutos después llegó al pub felguerino. Y, explicaron, tras una discusión se fue del local para volver minutos después acompañado de su padre y de su hermano. Fue entonces cuando la víctima recibió una paliza y, después, los balazos. Tres impactos de bala le impactaron en las piernas.

Fotos

Vídeos