La misma mancha, en la playa de Xivares

Mancha que salió de la ría de Aboño, en la playa de Xivares. / V. BEDIA
Mancha que salió de la ría de Aboño, en la playa de Xivares. / V. BEDIA

Una gran mancha marrón procedente de la ría de Aboño se extendió por toda la playa de Xivares

M. MENÉNDEZ GIJÓN.

El principal suministro de agua potable de Carreño se vio ayer seriamente amenazado por una inundación. Se trata del sondeo del manantial de Los Molinos, donde además hubo que cortar la carretera AS-110, en las inmediaciones de La Barrera. Según explicó la alcaldesa carreñense, Amelia Fernández, «ante esta nueva inundación y la posible contaminación del agua, el Ayuntamiento dejó de bombear hacia el depósito y pasó a hacerlo hacia afuera». Se tuvo que tomar el agua para el consumo humano de la red de Cadasa, «al quedar el agua de Los Molinos inservible», que es el que abastece a la red del municipio. La alcaldesa apuntó que «el problema se crea cuando las bombas de achique no son capaces de evacuar las aguas de escorrentía de lluvia».

En Carreño hubo más problemas. Uno de los más llamativos fue la gran mancha marrón que salió de la ría de Aboño y se extendió por toda la playa de Xivares, alcanzando incluso Perlora. Además, en Xivares también se registró el desplome del muro de una parcela en la carretera CE-4, en el cruce con el camino hacia el apeadero de Feve.

Otras parroquias afectadas fueron las de Ambás, con un árbol caído cerca de la iglesia y varios desprendimientos de tierra; en Llorgozana, con argayos que llegaron a afectar a varios caminos y a un gallinero, al tiempo que se inundó un camino en Villoria; en Tamón, con inundaciones en Redal y en la carretera AS-326, junto a la iglesia; en El Valle, con inundaciones en las plantas bajas de varias viviendas en Fancornio, y en Guimarán, con un argayo en La Rebollada.

El Ayuntamiento de Carreño puso ayer a trabajar a todo su personal, con dos camiones y una pala excavadora, para tratar de solucionar los múltiples problemas que se generaron en las diferentes parroquias. Además, ha dispuesto un fontanero de guardia para vigilar el nivel de subida del agua en el sondeo de Los Molinos, ya que existe el peligro de que se vea afectado el transformador eléctrico, lo que agravaría más la situación del suministro de agua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos