«La inversión en carreteras está hecha, ahora debería destinarse al ferrocarril»

«La inversión en carreteras está hecha, ahora debería destinarse al ferrocarril»

La economista María Luisa Alonso analiza en su tesis doctoral la evolución de las infraestructuras viarias en los últimos 20 años

G. POMARADA GIJÓN.

La labor de análisis acerca de la inversión acometida en las carreteras asturianas durante las dos últimas décadas culminó ayer para la investigadora María Luisa Alonso González con la lectura de su tesis doctoral. Gestora de proyectos europeos en la Universidad de Oviedo y en el Instituto de Recursos Naturales y Ordenación del Territorio (Indurot), Alonso ha centrado su tarea investigadora desde hace cuatro años en estudiar los efectos económicos y territoriales del presupuesto destinado a infraestructuras viarias.

«El 80% de la inversión en infraestructuras entre 1995 y 2005 fue a carreteras», señala. Esa preeminencia, indica, «ha provocado un retraso en otras infraestructuras, como la ferroviaria y la portuaria». A partir de 2005, no obstante, su análisis detecta una mayor inversión en la alta velocidad, en detrimento de la red de cercanías, que «se descuida».

La tesis incluye también un repaso a la evolución de la siniestralidad en las carreteras asturianas. «Que los accidentes disminuyen se ve en todos los países europeos, lo que no está claro es el papel que juegan las infraestructuras», expone.

Para estudiar su impacto, Alonso se centró en el tramo de autovía Llanes- Llovio, aislando variables no relacionadas con las infraestructuras. «Se observa una caída de la mortalidad del 95%», destaca.

El método experimental se aplicó también al tramo de carretera nacional de Lamadrid- Unquera. «En ese caso, el impacto de la autovía no fue significativo. Cuando ésta sustituye completamente a la carretera nacional, disminuye la mortalidad. Sin embargo, cuando sigue habiendo tramo alternativo, los resultados obtenidos no son significativos». Licenciada en Economía por la Universidad de Oviedo, Alonso dedica también parte de su tesis a recoger los efectos de la inversión en el empleo. Tras analizar las bases de datos del INE y Sadei, concluye que «se crearon entre 5.000 y 8.000 empleos» en los periodos quinquenales analizados.

En las dos últimas décadas, Alonso destaca que la inversión ha logrado superar las dificultades orográficas del territorio regional. «Supuso una inversión elevada, pero se logró salvar». El resultado del desarrollo en infraestructuras es una mejora en la accesibilidad. «Los municipios de la zona central pierden la ventaja de la localización y competitividad. Llanera ahora es tan atractivo como Avilés, mientras que el occidente no se ve afectado por no entrar en esa competencia». Precisamente, en las infraestructuras de la zona occidental, como la A-63, es donde Alonso ve más urgente «concluir las obras».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos