La inversión ejecutada sube un 97%, pero sigue lejos de lo presupuestado

R. M. GIJÓN.

En la variante de Pajares se trabaja, pero a un ritmo contenido. Se observa en los tajos y lo confirman los informes de ejecución financiera. Adif Alta Velocidad suma una inversión realizada hasta el 31 de mayo de 29,97 millones, según los cálculos provisionales. Si se echa la vista atrás, el esfuerzo es un 97% superior al realizado en los primeros cinco meses de 2016, cuando las constructoras solo pudieron pasar facturas por valor de 15,19 millones.

La comparativa exige matices. El pasado fue, de largo, el peor año de la variante de Pajares en lo que a inversión realizada se refiere. El Ministerio de Fomento apenas inyectó 59,91 millones de los 236,52 que tenía consignados en el Presupuesto General del Estado. Cabe señalar que a esta suma se llegó después de que en julio una revisión de precios negativa supusiera el retorno de 11,7 millones a las arcas de Adif. La ejecución, con todo, se quedó en el 25,3% de lo aprobado en las Cortes. Es decir, 75 de cada 100 euros prometidos para las obras nunca llegaron.

La sequía inversora fue común en todo el país. Las cuentas aprobadas concedían a Adif 3.686 millones para extender la red de alta velocidad, pero su memoria de gestión solo reconoce haber materializado 1.104,9. Es decir, en el resto de tramos la cosa no fue mucho mejor, pues solo recibieron un 29,9% de lo consignado.

Mejorar los datos de 2016 es fácil y, por eso, conviene otra unidad de medida. Los presupuestos de 2017 reservan 140,34 millones para avanzar la variante. Si el dinero se fuera invirtiendo de forma regular, a finales de mayo Adif tendría que haber abonado a las constructoras 46,78 millones. La realidad, por tanto, sigue lejos de lo presupuestado.

Fotos

Vídeos