Investigan a un vecino de Teverga por la muerte de cinco reses de inanición

Una de las vacas muertas, en una calle de Teverga. /  E. C.
Una de las vacas muertas, en una calle de Teverga. / E. C.

Los cadáveres de dos vacas aparecieron en plena calle y el resto estaban en una finca a la que el dueño dijo no poder llegar por la nieve

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Cuatro vacas y un ternero muertos de inanición. Ese es el triste panorama con el que se encontraron los agentes de la Guardia Civil en un pueblo del concejo de Teverga. Todo comenzó cuando el pasado 11 de febrero la Comandancia de Oviedo recibió una llamada de un vecino tevergano que advertía de la presencia de los cadáveres de dos vacas en plena calle de un pueblo del concejo. La Central Operativa de Servicios (COS) envió de inmediato a una patrulla para comprobar la denuncia. Tras entrevistarse con varios vecinos, lo que encontraron fue a las dos reses muertas de hambre.

Los agentes realizaron fotografías de los animales y procedieron a localizar al propietario. Éste les indicó que no sabía de ninguna res de su propiedad muerta en las calles del pueblo, pero sí de una en una finca cercana a la que no había podido acceder debido a la gran cantidad de nieve acumulada en la zona.

Los guardias civiles realizaron entonces un reportaje fotográfico de las reses encontradas muertas en el pueblo y trasladaron toda la información al Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Comandancia de Oviedo para que se hiciera cargo del asunto.

Fue al día siguiente cuando los agentes del Seprona se trasladaron a Teverga para revisar la mencionada finca. Cuando consiguieron llegar a ella se encontraron con otro espectáculo dantesco, ya que había otras dos vacas y un ternero que habían muerto también por falta de alimento.

A la vista de toda la información recabada, los agentes consideran que la muerte de las cinco reses puede constituir un delito contra la protección de la flora, la fauna y los animales domésticos. En concreto, el Seprona hace referencia al artículo 337 bis del Código Penal, que habla de «quienes abandonen a un animal doméstico en condiciones en que pueda peligrar su vida o su integridad».

Las diligencias serán remitidas al juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Grado y a la Fiscalía Superior del Principado de Asturias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos