Javier Ledo: «Discutí con Paz por dinero, pero no la maté, se cayó por la escalera y oculté el cadáver»

Javier Ledo: «Discutí con Paz por dinero, pero no la maté, se cayó por la escalera y oculté el cadáver»
Interior de la casa de Navia en la que los investigadores creen que se cometió el crimen. / D. S. F.

Javier Ledo cambió su versión ante la jueza. Le indicó que «fue un accidente» y que se deshizo del cuerpo «por miedo a ir a la cárcel»

DAVID S. FUENTE NAVIA / GIJÓN. OLAYA SUÁREZGijón

«No la maté yo, fue un accidente. Paz se cayó por la escalera y se dio un golpe muy fuerte contra el mueble de la mesa plegable. Decidí esconderla porque tenía un tema pendiente por malos tratos con mi ex y no quería ir a la cárcel». Javier Ledo, en prisión provisional por el crimen de la gijonesa Paz Fernández Borrego, cambió de versión ante la jueza tras confesar inicialmente su autoría a la Guardia Civil.

En la declaración que prestó en el juzgado el lunes, negó haber matado a golpes a la mujer, de 43 años, y achacó las lesiones que presentaba en la cabeza a una caída en el domicilio que sus padres tienen en Navia que es, presuntamente, el lugar del crimen. «Ella estaba muy borracha, perdió el equilibrio y cayó», dijo.

Ofreció esa nueva versión un día después de confesar ante los agentes de la Guardia Civil, los mismos a los que las semanas anteriores había negado cualquier implicación en la desaparición de Paz Fernández. En ese cambio de discurso introdujo otro dato: una discusión que había mantenido con la víctima «por dinero». «Me robó el dinero que tenía en un sobre en casa», aseguró ante la jueza de Luarca que dirige las investigaciones.

El procedimiento continúa aún bajo secreto de sumario a falta de ir cerrando los últimos flecos. Los buzos de los Grupos Especiales de Actividades Subacuáticas (GEAS) continuaron durante la mañana de ayer trabajando en el embalse de Arbón -donde fue encontrado el cadáver- en busca de objetos personales de la mujer y del arma homicida, un artilugio romo con el que supuestamente atacó a Paz.

La autopsia practicada por los médicos forenses en el Instituto de Medicina Legal permitió determinar que falleció al menos veinte días antes de que fuese encontrada sin vida. Es decir, el mismo día en el que no regresó a dormir a la pensión que tenía reservada para pasar la noche. Murió como consecuencia de las graves lesiones que presentaba en la cabeza y que le fueron producidas por un objeto contundente. A esas heridas se sumaban los hematomas que presentaba en el cuello.

Preso en el módulo 3

Javier Ledo se encuentra desde el lunes por la tarde en el módulo 3 del centro penitenciario de Asturias. Desde que el 14 de febrero la familia de la gijonesa denunciase su desaparición, todos las sospechas recayeron en este vecino de Coaña al que se le había visto con ella la tarde anterior. Desde un primer momento negó cualquier relación con lo ocurrido y llegó a pedir a través de sus redes sociales ayuda para localizar a su «amiga». No solo eso. Después de que un piragüista localizara el cuerpo sin vida de la gijonesa, Javier Ledo llegó a condenar el crimen y pidió Justicia para los responsables.

Las fisuras en sus declaraciones llevaron a los investigadores a fijar las sospechas en él, con quien los vecinos la habían visto alternando la noche anterior. El acusado deberá pasar de nuevo por los juzgados de Luarca una vez que avance la fase de instrucción. De momento, la investigación policial aún no sido dada por concluida. Los agentes de la Guardia Civil continúan buscando pruebas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos