Javier Ledo acepta nueve meses de prisión por quebrantar la orden de alejamiento de su expareja

Javier Ledo al entrar en la sala de vistas. / Daniel Mora

El presunto autor del crimen de Paz Fernández Borrego ya había sido condenado en 2007 por un delito de malos tratos a otra víctima

Olaya Suárez
OLAYA SUÁREZGijón

«Sí, estoy conforme». Fueron las únicas palabras que Javier Ledo Ovide pronunció en la sala del Penal 1 de Gijón, donde hoy confesó haber quebrantado la orden de alejamiento hacia su excompañera sentimental. El acusado, en prisión como supuesto autor del crimen de Paz Fernández Borrego, llegó a un acuerdo con la fiscal para cumplir una condena de nueve meses de prisión, una pena tres meses inferior a la que inicialmente solicitaba la acusación pública.

Llegó a los juzgados en el furgón de la Guardia Civil procedente del centro penitenciario de Asturias, donde ingresó hace una semana en régimen de prisión preventiva por el crimen de la gijonesa, cuyo cadáver fue localizado en el embalse de Arbón. Con barba de varios días y con la misma ropa que lució durante los días que estuvo detenido en el cuartel de Navia, entró en la sala custodiado por los agentes de la Policía Nacional. Los apenas cinco minutos que permaneció ante el juez Lino Rubio Mayo permaneció serio y sin apenas gesticular. Solo pronunció palabra cuando el magistrado le preguntó si estaba de acuerdo con la sentencia de conformidad. Rápidamente fue trasladado de nuevo a los calabozos del Palacio de Justicia y de ahí a la cárcel.

Más

Sobre él pesaba un delito de quebrantamiento de la medida de alejamiento impuesto por los malos tratos de la madre de su hijo de corta edad, impuesta el pasado mes de junio. Según consta en la calificación de la fiscalía, pese a la prohibición de acercarse y comunicarse con la mujer, le envío varios mensajes de móvil e incluso llegó a personarse en el portal de la víctima, que reside en Gijón. La orden de alejamiento de dos años fue impuesta por el mismo juez ante el que hoy se ha vuelto a sentar.

No es la primera sentencia de malos tratos que recae sobre Javier Ledo Ovide. Según explicaron hoy fuentes próximas al procedimiento, ya había sido condenado en 2007 por un delito de violencia de género sobre la que por entonces era su esposa. En 2009 había llegado a permanecer en prisión durante un periodo de un mes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos