Los jesuitas, pioneros en la eliminación de las tareas

E. R. GIJÓN.

Pioneros fueron en la Inmaculada a la hora de acabar con las tareas extraescolares. En el curso 2013-2014 el centro decidió suprimir los deberes en los cuatro primeros años de Primaria. Y la experiencia fue positiva, aunque se fue modulando al ponerla en práctica. A los estudiantes se les asignan una «sencilla tarea semanal» en la que se alternan diferentes materias. Disponen de toda la semana para realizar este encargo.

A partir de cuarto curso, los deberes se convierten en la lectura de un libro cada mes y labores de investigación, además de presentaciones orales de temas que estén trabajando en el aula. Solo en casos muy específicos y «seleccionados», el alumnos puede tener que llevarse una tarea que no se acabó en el colegio a casa.

Los resultados en este centro de la compañía de Jesús han sido satisfactorios. Consideraban que las «largas» jornadas escolares no aconsejaban que, además, el niño llegara a casa y tuviera que ponerse con los deberes.

Fotos

Vídeos