«El medio rural es un sitio donde los que viven mal viven peor», dice Jesús Casas

«El medio rural es un sitio donde los que viven mal viven peor», dice Jesús Casas
Jesús Casas, de pie, antes de intervenir en la jornada organizada por la Red Asturiana de Desarrollo Rural. / PABLO LORENZANA

El director general de Desarrollo Rural cree que «si no logramos dar a la gente grandes niveles de felicidad, se nos va a ir»

Laura Mayordomo
LAURA MAYORDOMOGijón

El director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas, lo tiene claro. El medio rural «no es lugar idílico que nos pintan los cuentos de Heidi. Es un sitio donde los que viven mal viven todavía peor». Un lugar donde los colectivos desfavorecidos que en las ciudades son invisibles allí lo son aún más. Sufren «una doble, una triple y hasta una cuádruple invisibilidad» y sin embargo, «es donde menos trabajamos», reconoció durante su intervención en la jornada 'Pobreza y exclusión en el medio rural' organizada por la Red Asturiana de Desarrollo Rural y en la que administración y asociaciones abordaron la situación actual y las posibles soluciones a esta realidad.

Para Casas el futuro del campo pasa por «construir territorios coherentes, donde la gente pueda permitirse el lujo de vivir sin ser héroes». No le gustan esos 'supermanes' y 'superwoman' que trabajan 23 horas diarias, ordeñan las vacas, atienden la granja, tienen un hotel rural, además trabajan en los servicios sociales y llevan a los niños. «Yo no quiero construir un mundo rural con gente que está a siete cosas sino con gente normal, que trabaja ocho horas, tiene su ocio, tiene derecho a fracasar y tiene y sus vicios, absolutamente denostables en lo privado, pero comprensibles en lo humano». Por eso, aventuró «si no conseguimos darles grandes niveles de felicidad, la gente se nos va a ir».

Para Casas, el despoblamiento de la zona rural no es una enfermedad sino el síntoma de que algo no se está haciendo bien. El problema y sobre lo que se debería actuar, apuntó, son las causas que contribuyen a ese despoblamiento. Y ahí, reconoció, «hay mucho trabajo por hacer», por lo que instó a la sociedad civil a obligar a las administraciones a cambiar las inercias. Entre los objetivos, señaló el de contar con un marco de integración de los instrumentos financieros para hacer desarrollo territorial y conseguir un marco jurídico más simple.

También seguir los pasos de Canadá, país que atravesó por una situación similar a la asturiana hace dos décadas y salió de ella aplicando lo que Casas denomino 'la lente rural'. Es decir, analizando cada política que se pretendiera aplicar por el Gobierno y viendo si beneficiaba a lo rural. Si no lo hacía, se descartaba.

Tuberculina

Por otro lado, el colectivo Asturias Ganadera criticó ayer que las medidas para controlar la propagación de la tuberculosis bovina se tomen a costa de los ganaderos y reclamó pagos «inmediatos y justos» por el sacrificio de animales dentro de este protocolo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos