Un joven de 34 años muere electrocutado cuando trabajaba en la catenaria de Pajares

Estación de Linares en la que ocurrió el fatídico accidente. / J. M. PARDO
Estación de Linares en la que ocurrió el fatídico accidente. / J. M. PARDO

El lenense Jorge Arias, que recibió una descarga de 3.300 voltios, realizaba tareas de mantenimiento en una torreta en la estación de Linares

A. FUENTE LENA.

Un joven de 34 años perdió la vida en la madrugada del martes mientras trabajaba en una torreta de alta tensión que da suministro eléctrico a la rampa ferroviaria de Pajares, que conecta Asturias con la meseta. Jorge Arias Fernández, vecino de Pola de Lena, desarrollaba labores de mantenimiento junto a la catenaria. El accidente se produjo, en circunstancias que se están investigando, a las 2.34 horas de la madrugada en la estación de Linares, en el concejo lenense. Fueron efectivos de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) con base en el parque de Mieres quienes recogieron ya el cuerpo sin vida de la víctima que murió electrocutado prácticamente al instante. Y es que la tensión eléctrica del cableado es de 3.300 voltios en ese trazado.

Los bomberos, tras llegar al lugar, tuvieron que esperar a que técnicos del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) se personasen en el lugar del accidente para cortar el suministro eléctrico. Posteriormente, con ayuda de una escalera y una polea, procedieron a recuperar el cuerpo sin vida del trabajador. Hasta el lugar se desplazó, movilizado por el Servicio de Atención Médica Urgente (SAMU), el equipo de Atención Primaria de Lena, que solo pudo confirmar el fallecimiento del joven.

La llamada por el suceso se produjo pasadas las dos y media de la mañana. Fueron sus propios compañeros los que informaron de que Jorge Arias se había electrocutado cuando se encontraba, a unos cuatro metros de altura, en una torre de alta tensión.

La sala del 112 del SEPA comunicó lo sucedido a la Guardia Civil. Fueron agentes del puesto de Pola de Lena los primeros en llegar a la estación de la rampa. Posteriormente, acudieron efectivos de la Policía Judicial de este cuerpo para proceder con la correspondiente investigación. El incidente también se puso en conocimiento de la autoridad laboral competente.

El joven trabajaba para una subcontrata del Adif encargada del mantenimiento de la red de suministro ferroviario en la zona noroeste del país.

Apasionado del fútbol

La capilla ardiente se instaló ayer al mediodía en el tanatorio de Murias, en Mieres. Está previsto que hoy, a las cinco de la tarde, sea recibido el cadáver en la iglesia parroquial de Pola de Lena, donde se celebrará el funeral de cuerpo presente. Posteriormente, será incinerado. La alcaldesa, Gema Álvarez, trasladó su «sincero pésame a la familia y amigos de Jorge, un chaval que perdió la vida en un fatídico accidente laboral. Un abrazo y mucha fuerza para esos padres y hermano en este horrible día». Por su parte, el presidente del Club Deportivo Lenense, Miguel Marcos, recordaba al joven como un apasionado del fútbol; formó parte del equipo de la categoría juvenil y, posteriormente, siguió jugando al fútbol 7, señaló.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos