Los jueces señalan que Arce «no tenía pruebas concretas» cuando avisó a Areces en 2002

Joaquín Arce sale de la Audiencia Provincial.
Joaquín Arce sale de la Audiencia Provincial. / Daniel Mora

Ramón Muñiz
RAMÓN MUÑIZGijón

El ecologista y ex director general Joaquín Arce tiene el honor de haber sido el último testigo al que interrogó el magistrado-juez Ángel Sorando en el 'caso Renedo'. El activista se ofreció a colaborar con la Justicia para manifestar que en septiembre de 2002, durante un receso por un conflicto relacionado con la Consejería de Educación en la que se empleaba, avisó al presidente Vicente Álvarez Areces, de que “podía haber bastante corrupción” en el departamento. Según repitió en el juicio, el presidente le instó a ponérselo en un informe, por escrito, algo que interpretó como una falta de interés y, no teniendo pruebas concretas, descartó.

“Si el testigo admite que se basa en sospechas, pero no tiene pruebas concretas ni datos ciertos, la Sala no puede menos que traspasar a su propio esquema de valoración las palabras del testigo”, asume ahora la sentencia del 'caso Renedo', adelantada en primicia por ELCOMERCIO.es. El testigo insistió en que María Jesús Otero “actuaba siempre a instancias del consejero”. Sin embargo “estas afirmaciones hechas en términos genéricos sin precisar hechos concretos en los que el consejero hubiera instruido en tal o cual aspecto a la acusada y basadas en sospechas no respaldadas por pruebas concretas, vendrían referidas al periodo de 2000 a 2003, cuando los hechos que ahora nos ocupan se habrían iniciado en el año 2007”, descarta la resolución.

Más información

Fotos

Vídeos