El juez declara nulo el contrato de Miguel Alarcos como profesor doctor interino

Miguel Alarcos. / P. LORENZANA

«Lo más sorprendente es que se reproducen las mismas circunstancias de 2013», dice en referencia a la anterior anulación de su nombramiento

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Nuevo varapalo judicial para los intereses del filólogo y profesor de la Universidad de Oviedo Miguel Alarcos. El juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Oviedo acaba de dictar una sentencia en la que considera nulo el contrato por el que, desde septiembre de 2016, viene ocupando el puesto de profesor doctor interino en el Departamento de Filología Clásica y Románica. Del mismo modo, también considera contraria a Derecho la resolución de la Universidad de Oviedo por la que se amortizó la plaza de profesor ayudante doctor que el hijo del insigne lingüista Emilio Alarcos había logrado en mayo de ese mismo año.

La cuestión viene de atrás. Miguel Alarcos ejercía en la Universidad de Oviedo como profesor ayudante a tiempo completo cuando, en agosto de 2013, el vicerrectorado de Profesorado y Ordenación Universitaria transformó esa plaza en la de profesor ayudante doctor. La cuestión llegó a los tribunales por la denuncia de otro docente, el mismo que recurrió su último nombramiento, asesorado por el abogado Jorge Pérez Alonso.

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 5 de Oviedo y después el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) decidieron entonces anular aquel primer contrato bajo sospecha argumentando, entre otras cuestiones, que para cubrir dicha plaza debería haberse convocado un concurso público «a fin de permitir el acceso de los posibles interesados bajo los principios de igualdad, mérito y capacidad».

Dicho procedimiento fue finalmente convocado en 2016. Fue así como, en mayo de ese año, Miguel Alarcos consiguió la plaza de ayudante doctor en el área de Filología Latina. La cuestión es que, a los tres meses, agotaba los cinco años de plazo máximo establecido por la Ley Orgánica de Universidades para ocupar el puesto de ayudante doctor.

Lo que hizo entonces la Universidad fue amortizar esa plaza y crear una nueva: la de profesor doctor interino, para la que, desde el 1 de septiembre de 2016, se contrató a tiempo completo al propio Alarcos.

«Las dos decisiones tienen enjundia jurídica», considera el titular del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4, David Ordóñez, en la sentencia dictada el pasado martes, justo un día después de celebrarse la vista por esta causa. En este caso, «no es aventurado sospechar que no existía en septiembre de 2016 una previsión expresa de una plaza como la adjudicada con naturaleza interina» a Miguel Alarcos.

«Lo que más sorprende de este caso es que se reproducen las mismas circunstancias de 2013, cuando se transforma una plaza de profesor ayudante a tiempo completo en profesor ayudante doctor en relación con la misma persona», dice el magistrado, que «asume» en su fallo los razonamientos de la sentencia dictada en abril de 2015 por su colega del juzgado número 5.

El fallo, que puede ser recurrido, impone las costas del juicio a la Universidad de Oviedo.

Fotos

Vídeos