«A la juventud se le habla de derechos y no de deberes»

Emilio Calatayud, en su despacho, rodeado de expedientes. / ALFREDO AGUILAR
Emilio Calatayud. Juez de Menores

El magistrado más famoso de España alerta de los peligros del verano para las relaciones familiares, época en la que aumentan discusiones y peleas

INÉS GALLASTEGUIMADRID.

Célebre por sus originales sentencias, hace unos días el decano de los jueces de menores de España condenó a un raterillo que robó en una peluquería a aprobar un curso de estilismo y a cortarle el pelo como examen final. Quedó muy profesional. A través de sus libros y su blog, Emilio Calatayud (Ciudad Real, 1955) es un gurú de la educación con sentido común.

-En estos 37 años como juez, ¿qué ha cambiado más: los menores, sus padres, los delitos...?

-Todo. Los padres han dejado de ser padres, a los niños se les habla de derechos y no de deberes, la escuela ha perdido autoridad... Con las nuevas tecnologías han surgido nuevos delitos y, gracias a Dios, entre comillas, se han equiparado las clases sociales: ya no llegan al juzgado solo chavales de ambientes marginales. Ahora hay de todo.

-¿Qué tipo de casos llegan en verano a los juzgados de menores?

-Llegan muchos casos de violencia familiar -hijos que pegan a sus padres-, pero como todo el año; agresiones entre chavales, robos...

-En su blog ha publicado varias entradas bajo el epígrafe '¡Cuidado, vacaciones!'. ¿Son peligrosas para las relaciones familiares?

-Son peligrosas para las relaciones entre padres e hijos y para las relaciones matrimoniales, porque se convive más tiempo. Es una época bonita pero complicada.

-Pese a todo, apuesta por el veraneo en familia. ¿Y si los adolescentes no quieren?

-Mientras sean menores, hay que obligarles. Los tiempos han cambiado. En mi época yo me pegaba dos meses de vacaciones con mis hermanos y mis padres; hoy las familias no pueden permitirse un mes, pero por estar una semana juntos no pasa nada. Todos tienen que ceder: los padres para que los niños estén con sus amigos y los niños, para estar con los padres. Y hay que aguantar a los niños enganchados con los móviles. Yo recomendaría unas vacaciones sin móvil o, al menos, con un horario.

-Está radicalmente en contra de que los adolescentes se queden en casa mientras el resto de la familia se marcha.

-O con los padres o nada. Cuando seas padre, comerás carne.

-Advierte de los riesgos de las parejas divorciadas.

-Muchos padres separados no se ponen de acuerdo en la educación de los hijos y generalmente el que tiene la custodia es el que establece normas y controles, el malo de la película. Cuando los niños son mayorcitos, juegan con sus padres y se van con uno o con otro para conseguir hacer lo que les da la gana. Es bueno poner unas normas iguales con uno y con otro.

-Las vacaciones son para relajarse. ¿Hay que relajar también las normas y los límites que se imponen a los chavales?

-La virtud siempre esta en el punto medio. Hay que divertirse, pero dentro de un orden. Es importante llevar un horario más o menos familiar: a veces los hijos viven de noche y los padres, de día.

-Está en tratamiento por un tumor de próstata y no le importa hacerlo público. ¿Los enfermos de cáncer deben 'salir del armario', evitar el secretismo en torno a la enfermedad?

-Creo que sí. Lo mismo que decimos lo felices que somos, no pasa nada por decir que tienes una enfermedad o que lo estás pasando mal. Hay que compartir lo bueno y lo malo. Por los demás y por uno mismo.

Fotos

Vídeos