Los lagareros «harán un esfuerzo» por comprar el sobrante de la 'cosechona'

Cosecheros de Villaviciosa se concentraron ante la Casa Consistorial maliaya para exigir una solución al problema. / P. CITOULA

El director general de Agroalimentación cree que hay que anticiparse para evitar excedentes y llama a la calma porque «la temporada aún no ha acabado»

EUGENIA GARCÍA OVIEDO.

Cosecheros y lagareros se reunieron ayer bajo la tutela de la Administración regional para buscar una salida al excedente de manzana de sidra derivado de la «cosechona» de esta temporada. Los productores piden que no se compre manzana de fuera, los transformadores llaman a la tranquilidad y afirman que esperan colocar «si no todo, la mayor parte del excedente» de manzana asturiana y la Consejería de Desarrollo Rural recuerda que en un sistema de libre mercado «cada uno puede vender y comprar a quien quiera y la Administración no puede obligar a comprar ni fijar cantidades ni precios». A pesar de las diferencias, las tres partes comparten un objetivo: que no quede manzana en las pomaradas de la región y que se utilice para hacer sidra asturiana reconocida como tal.

Independientemente de la urgencia de resolver la situación actual, los representantes del sector y la administración comparten la necesidad de lograr soluciones a medio y largo plazo para consolidar el sector de la manzana, asegurar la normalidad de la producción y evitar los posibles problemas originados por «cosechonas» como las de este año. «Si pretendemos competir a nivel mundial, tiene que ser una cuestión de profesionales: esto no es folclore; es economía», afirmó tras la reunión Jesús Casas, director general de Desarrollo Rural y Agroalimentación, que insiste en que hay que «mejorar la profesionalización para poder anticiparnos». «No puede ser que de pronto nos encontremos con unas cifras de producción que no estaban previstas», dijo Casas en referencia al excedente actual, que cifra en un 5%, una tonelada y media, según la cooperativa Campoastur. «Competencia mira a la sidra con mucho cuidado», sostuvo. Y, añadió, la administración no puede entrar a «fijar volúmenes, precios ni cuantías» que aseguren la colocación de la manzana sobrante. Es decir, son los actores los que tienen que ponerse de acuerdo.

Más noticias

El director general de Agroalimentación opinó que «nuestros productores y nuestros transformadores deben entender que los compromisos contractuales tienen que cumplirse y que el que vengan manzana de fuera forma parte de las reglas del libre mercado». Para evitar que los lagareros recurran a la manzana foránea, «los productores tienen que asegurar unos volúmenes de producción», amortiguando «con gestión» el fenómeno de la vecería o alternancia de cultivos. No obstante, matizó, aspira a que la manzana de la región se dedique íntegramente a hacer sidra asturiana dentro de la DOP: «A todos nos gustaría que el 100% de la manzana se usase para hacer sidra de Asturias y que así se reconociese, pero ese afán tiene que ser compartido por todos».

«Los lagares tienen una capacidad determinada de asumir manzana, no les podemos pedir más; pero hemos constatado que están haciendo un esfuerzo -que van a mantener- para aumentar la demanda y llegar a acuerdos con los productores, sobre todo los profesionales, para incorporar esa manzana sobrante», explicó. «La temporada aún no ha acabado», recuerda Casas, que está convencido de que a lo largo de las próximas semanas y «con buena voluntad de ambas partes el sistema va a drenar a unos precios razonables», fijados, eso sí, por cosecheros y transformadores. «No podemos hacer de esto un conflicto entre productores y lagareros: esto es un sector unido», concluyó.

«No» a la sidra «de garrafón»

«Que se pise solo manzana asturiana, que en las sidrerías lo único que haya sea sidra de Asturias y no la 'de garrafón'», hecha con manzana importada. Es la reivindicación que hizo ayer Belén García, vicepresidenta del Consejo Regulador. «Aquí tenemos -dijo- una manzana excelente, cogida en buenas condiciones» frente a la manzana que llega de fuera, «que se coge a máquina, pasa varios días en los camiones y no llega en condiciones óptimas». «Esto no es el 'cosechón'; es el resultado del trabajo que se hizo en veinte años incentivando la plantación de manzano de sidra», defendió García, que está de acuerdo en que ha llegado el momento de «reorganizar el sector». Para ello, «cosecheros y lagareros tenemos que trabajar en conjunto: atajar la vecería y hacer sidra de Denominación». «Llevo todo el mes cogiendo manzana, y solo dos pedidos fueron para DOP; va toda para sidra común», lamentó.

Fotos

Vídeos