Lastra dice que «no hay discusión posible» y que las mercancías tienen que pasar por la variante

Guiño al ministro. El Ayuntamiento de Gijón distribuyó un vídeo institucional para desear un 2018 «con proyectos que se hagan realidad». El vídeo simula un tren recorriendo, en un árbol navideño, todas las estaciones del metrotrén, proyecto que impulsa con el Gobierno central.

Fomento presentará su proyecto para las vías el martes y «entiende perfectamente cual es la reivindicación asturiana», avanza el consejero

RAMÓN MUÑIZ OVIEDO.

La autovía del suroccidente (A-63) contará desde el martes con 2,4 kilómetros más. Tras una inversión cercana a los 40 millones, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, cortará su primera cinta inaugural en la región, la del tramo Doriga-Cornellana. Las obras avanzaban en plazo para terminar a finales de verano, pero atender una reivindicación vecinal obligó a cambiar parte del proyecto y alargar hasta ahora los trabajos. La visita de De la Serna es la novena a la región desde que tomó posesión y en esta ocasión se ha comprometido a detallar dos de sus proyectos más esperados: el tipo de vía a montar en los túneles de la variante de Pajares y el plan de integración de Avilés.

«Lo vamos a hablar con toda naturalidad y espero una respuesta satisfactoria por parte del ministerio», confió ayer el consejero de Infraestructuras, Fernando Lastra. «Sería lo correcto y conveniente», agregó en relación a la variante. En el Principado se muestran optimistas. Según el consejero, De la Serna «entiende perfectamente cuál es la reivindicación asturiana en relación a Pajares, y es que circulen mercancías y pasajeros». Lastra fue rotundo: «No hay otra discusión posible».

El consejero evitó así entrar en disquisiciones técnicas sobre el tipo de vía. La solución técnica, añadió, será «la que proceda por parte del ministerio para que sea una realidad que por la variante, por los túneles, circulen mercancías y pasajeros». Ese tipo de tráfico mixto «es lo que está esperando la sociedad asturiana y eso es a lo que tiene que responder», encomendó el consejero.

Las palabras de Lastra confirman la expectativa favorable del Principado a ver satisfechas sus aspiraciones. Lo cierto es que las aguas sobre la solución final a la variante de Pajares están revueltas. Oficialmente el ministerio repite desde el 30 de marzo que su apuesta es la de equipar los dos túneles con vías de ancho internacional. Este esquema obliga a levantar los carriles ya instalados en la primera vía de la vertiente leonesa para desplazarlos hacia el interior y disponerlos en ancho ibérico.

Otra desventaja es que hace prácticamente imposible la circulación de convoyes de mercancías durante los primeros años. Conseguirlo pasaría por disponer de ferrocarriles de carga capaces de desplazar sus ejes y adaptarse tanto a ese ancho internacional, como al tipo de vía presente en el interior de Asturias, que es el ancho ibérico. Ahora mismo esa tecnología está en fase experimental, si bien el ministro y el presidente de Adif han confiado en que podría estar lista poco después de terminarse las obras de la variante de Pajares, previsiblemente a finales de 2019.

El problema que representa para las mercancías movilizó a todas las fuerzas políticas, salvo PP y Foro, que vienen centrando su discurso en el ancho internacional, la alta velocidad y el uso de la rampa. Para encajar todos los intereses, los técnicos de Fomento han analizado otras posibilidades. Aunque no es la única, entre ellas se cuenta la de tender un 'tercer carril' en las vías de ancho internacional.

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos