Lastra dice que la estación que mide más contaminación de la legal «está mal ubicada»

El Principado pidió desplazar la base de Matadero, pero el ministerio se lo negó

RAMÓN MUÑIZGijón

Polémica en el parlamento a cuenta de la estación de Matadero, la única base pública de medición del aire de España que siempre arroja valores de contaminación por micropartículas PM10 por encima de lo permitido. Está localizada en la ría, al lado de la ITV y recibe emisiones de Alcoa, Saint Gobain, ArcelorMittal, Asturiana de Zinc y Asturiana de Fertilizantes. El Principado lleva años defendiendo que la instalación no cumple los parámetros como para considerarla en la red pública, algo que esta mañana reprochó Héctor Piernavieja, diputado de Podemos. "Hay cientos de trabajadores en la zona, no entendemos como solución que se mueva de sitio", indicó. "Si hay una estación que da datos elevados, lo que hay que ver es qué medidas tomamos para que bajen; abandonen la idea de cambiarla de sitio", espetó.

El consejero de Medio Ambiente, Fernando Lastra, destacó que la contaminación del aire "está en la primera escala de preocupaciones" de su departamento. "Pero no podemos hacernos trampas" en la materia, exigió. "Esta estación está mal ubicada porque no cumple las disposiciones de la normativa, no mide la calidad del aire de la población residente", argumentó. Por su ubicación, los valores que arroja se corresponderían con "una situación laboral, y la regulación ambiental para una actividad laboral es otra distinta", recordó. De exigir a las empresas que sus niveles de emisiones estuvieran por debajo de lo que se requiere a las zonas urbanas "estaríamos en una situación inaceptable, no habría industria posible". La contaminación en la ría sería a su juicio "responsabilidad de las empresas y de los comités de empresa".

El argumento no es nuevo pero, ¿cuánto tiene de cierto? En mayo de 2014 el Principado aprobó su primer plan de calidad del aire para la zona de Asturias central. En ese momento la región estaba dividida en dos distritos a efectos de polución del aire: Asturias central y la zona rural. Los incumplimientos persistentes de la estación de Matadero tenían como consecuencia que los informes que elabora el Ministerio de Medio Ambiente y elevaba a la Comisión Europea designasen a toda la zona de Asturias central como incumplidora. Es decir, la base en la ría eclipsaba las mejoras que se estaban logrando en el resto de la región.

En aquel plan la consejería volvía a manifestar su desacuerdo con la ubicación: "La Directiva 2008/50/CE relativa a la calidad del aire ambiente y a una atmósfera más limpia en Europa, en su anexo III sobre ubicación de los puntos de muestreo para la medición, entre otros contaminantes, de partículas en suspensión PM10, señala que el cumplimiento de los valores límite para la protección de la salud humana no se evaluará en los emplazamientos situados en zonas a las que el público no tenga acceso y no existan viviendas permanentes, tal como ocurre en la estación de Matadero". La base, a ojos de la administración regional, mide "un microambiente superindustrializado" y sus resultados "no son extrapolables" al distrito de Asturias central, tal como hace el ministerio. Para tener una imagen más certera de lo que respira la población, aquel plan proponía llevar la instalación a Salinas.

¿Por qué a pesar de ello la estación se mantiene en el lugar? Básicamente porque los técnicos del Ministerio de Medio Ambiente, encargados de velar por el cumplimiento de la directiva, se han opuesto a su traslado. En una entrevista con EL COMERCIO publicada en 2016, la directora general de Prevención y Calidad Ambiental, Elena Marañon, reconocía que se habían hecho intentos. Preguntada por los motivos por los que no se había hecho la mudanza ideada, respondía que "el ministerio no nos lo permite mientras siga teniendo superaciones por encima de la norma. Se solicitó ponerla en una zona más representativa, pero no lo permitió":

La posición técnica que ha mantenido el ministerio contrasta con la expresada por la ministra Isabel García Tejerina hace dos semanas en el Congreso de los Diputados. Allí dijo que "en Avilés el medidor del aire está mal ubicado" y anunció que solicitaría el visto bueno de la Comisión Europea para autorizar el traslado de la base. Por cierto que en aquella comparecencia Sofía Castañón, diputada nacional de Podemos, aseguró que en la villa del Adelantado "tosemos veneno", algo que afeó al consejero Lastra: "Eso es mentira".

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos