Asturias roza el lleno turístico durante la Semana Santa pese al mal tiempo previsto

Numerosos turistas pasean por el muro de San Lorenzo en Gijón. / Simal

Chelo Tuya
CHELO TUYAGijón

«La imagen de los informativos nacionales es que Cádiz se ha recuperado del temporal para la Semana Santa y que, sin embargo, media Asturias está sumida en el caos, con inundaciones, el boquete en el dique de Cudillero... No quiero pensar mal, pero es lamentable». Fernando Corral repite discurso. La pelea del sector turístico asturiano contra las previsiones meteorológicas es habitual en cada cita vacacional, ya que los empresarios se consideran «perjudicados» por el mensaje de que en el norte siempre llueve.

«En esta ocasión, que sabemos que el tiempo no va a acompañar, tememos un descenso de las reservas del 10%», añadió el vicepresidente de Otea, la patronal que aglutina hotelería y hostelería, que apunta a un mal común «en todo el norte. Las conversaciones que tenemos con hoteleros gallegos y cántabros apuntan hacia un descenso similar».

La queja de la hotelería urbana tiene eco en la rural. Tal y como adelantó EL COMERCIO, el nuevo presidente de la Asociación Regional de Casas de Aldea (ARCA), Jaime García criticó días atrás «al famoso 'hombre del tiempo' que está haciendo que se cancelen reservas a última hora tanto en Cudillero como en la comarca del oriente». Una situación que su antecesora en el cargo, Ana Soberón, hoy vicepresidenta del Clúster Rural, confirma. «Ha habido cancelaciones, pero también es cierto que están llegando reservas de última hora».

Lo mismo sustentan los informes que baraja la Secretaría de Estado de Turismo. Según la encuesta de ocupación turística, en Asturias se espera este año una ocupación «del 83%, lo que supone cuatro puntos porcentuales sobre la Semana Santa de 2017». Una media de ocupación la de Asturias por encima de la estatal, que se queda en el 78,9%.

La tasa de ocupación que aporta la Secretaría de Turismo es mejorada por las plataformas especializadas en viviendas turísticas. El boom de esta modalidad de alojamiento, que en Asturias ya supera las 2.500 plazas, ha llegado respaldado por la aceptación del público. A horas del inicio de los festivos de Semana Santa, Airbnb, la principal web de este sector, advertía de que en Asturias «solo hay disponible un 6% de las plazas».

En las pistas de esquí, también piensan en sumar más que restar. Auguran la mejor Semana Santa, con 35 kilómetros esquiables.

Inicio del año a la baja

Sin embargo, desde Otea se vuelve la mirada a los históricos para apuntar que «cuando la Semana Santa cae en marzo ofrece peores resultados que cuando lo hace en abril» y añadir un nuevo componente, «la caída en lo que llevamos de año».

Porque, tras la publicación ayer del informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) relativa a los resultados de los alojamientos extrahoteleros (campings, casas rurales y apartamentos) en febrero, se confirma que la región recibió un 1,8% menos de turistas y vendió un 0,6% menos de pernoctaciones que en 2017.

Turistas, ante la catedral en Oviedo.
Turistas, ante la catedral en Oviedo. / Álex Piña

Si los hoteles asturianos ya tuvieron un mal febrero, los campings no lo tuvieron mejor, con solo 624 clientes el mes pasado y la ocupación más baja del país, salvo la registrada por los campings gallegos. Los apartamentos, por su parte, únicamente lograron 1.595 clientes y ellos sí, con un 7,9% de ocupación, se convirtieron en los menos utilizados de España.

«Y un 3% menos en la rentabilidad», puntualiza Corral, que ve confirmadas las advertencias que las patronales turísticas lanzaron tras las primeras cifras de récord histórico alcanzados por la región. «Se veía venir. El Mediterráneo vuelve a crecer, Egipto se recupera, Turquía, Marruecos y Túnez ganan en oferta», lo que se traduce en que los turistas extranjeros, los que han procurado que España mejorara sus resultados históricos y que Asturias rompiera, por vez primera en 2015, su techo de dos millones de turistas al año, «ya no vengan a la costa española».

«Seguimos liderando»

No tiene la misma visión el Gobierno regional. El director general de Comercio y Turismo, Julio González Zapico, no niega el descenso de viajeros y pernoctaciones en los dos primeros meses del año, pero prefiere poner el acento en la única modalidad de alojamiento que crece: el turismo rural. «Continúa liderando el crecimiento del sector en Asturias. En febrero, estos establecimientos acogieron un 11,5% más de turistas y contabilizaron un 13,8% más de pernoctaciones que este mismo mes de 2017», explicó.

Porque las casas y los hoteles rurales llegaron a 7.617 clientes en febrero y ganaron casi dos mil reservas, hasta rozar las 15.000. «En el conjunto de los dos primeros meses del año, el turismo rural experimentó un crecimiento del 31% en número de turistas y del 18,5% en las estancias».

Para González Zapico ha sido clave «el mantenimiento del crecimiento sostenido del turismo internacional durante los dos primeros meses del año, con incrementos del 17,9% en turistas y del 15,3% en pernoctaciones». Un aumento que achaca «a las posibilidades de conexión aérea directa».

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos