Sin lluvia a la vista y con más de 20 grados

El buen tiempo registrado en Gijón llenó la Cuesta del Cholo, en Cimavilla. / PURIFICACIÓN CITOULA
El buen tiempo registrado en Gijón llenó la Cuesta del Cholo, en Cimavilla. / PURIFICACIÓN CITOULA

La influencia de un anticiclón mantendrá las temperaturas primaverales durante toda la semana | Los termómetros clonan los registros de julio sin que las heladas matinales sirvan para frenar la sequía ni augurar una buena temporada de esquí

CH. TUYA GIJÓN.

El calendario dice que hoy es 20 de noviembre, pero las temperaturas devuelven a la región a pleno verano. El pasado 20 de julio, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) constató un calor máximo en Avilés, Gijón, Oviedo, Llanes y Cangas del Narcea de 20, 19 y 18 grados, respectivamente. Para hoy, las previsiones son más halagüeñas. Avilés y Llanes tendrán las altas más bajas: 19 grados. Gijón y Oviedo llegarán a los 20 y Cangas del Narcea, incluso, a los 21. Todo de la mano de un anticiclón que dejará a la región toda la semana sin lluvias.

No obstante, el otoño se hace notar en los mercurios. Si las máximas del 20 de julio y noviembre se clonan, las mínimas sí coinciden con la estación. Hace cuatro meses, apenas si había distancia entre las temperaturas mínimas y máximas. Ahora, la diferencia entre salir de casa a primera hora de la mañana o a las cuatro de la tarde, por ejemplo, supone encontrarse con bajo cero o 16,6 grados. Así ocurrió ayer en Somiedo, según la Aemet, que sitúa a Ibias como el lugar más caliente de la región, con casi 17 grados de máxima. El más frío, Somiedo, -0,8 grados en plena madrugada.

Más noticias

Una situación que permanecerá invariable durante toda la semana. Las temperaturas primaverales, al menos en las horas centrales del día, han venido para quedarse. No hay previsión de que bajen en toda la semana. Ni, tampoco, de que llueva. Así, los cielos despejados se mantendrán hasta el viernes. Es para el fin de semana cuando aparecen signos de precipitaciones, aunque la distancia hace difícil dar como definitiva la lluvia para el sábado, aunque hoy la Aemet apunte una probabilidad del 70%.

Embalses por debajo del 50%

Un verano en noviembre que no beneficia a la reserva hidráulica, que no pasa por su mejor momento. La cuenca del Cantábrico está al 49,8% de su capacidad y el sector agroalimentario asturiano ya ha advertido de las malas consecuencias para cosechas y pastos de la falta de lluvia.

Tampoco beneficia al sector turístico que basa en la nieve su despensa invernal de ingresos. Las heladas de cada madrugada ni sirven para frenar la sequía ni para apuntalar una temporada de esquí que apunta con retrasar su inicio y acortar su duración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos