Las lluvias más intensas de España se ceban con Llanes

Un vecino se asoma a un aparcamiento anegado en la villa llanisca. /JUAN LLACA
Un vecino se asoma a un aparcamiento anegado en la villa llanisca. / JUAN LLACA

Fue el lugar con más precipitaciones del país. Cayeron 56 litros por metro cuadrado, la misma cifra que se suele recoger en todo el mes de agosto

T. BASTERRA / M. MENÉNDEZ LLANES / GIJÓN.

Llanes fue ayer el lugar de España en la que se registraron las precipitaciones más cuantiosas. Hasta las 21.30 horas, la estación de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en la localidad había recogido 56,2 litros por metro cuadrado, la misma cantidad que suele llover en todo el mes de agosto. Detrás estaban los 52 litros de Ramales de la Victoria (Cantabria) o los 47,8 de Barcena de Cicero (Cantabria). En Asturias, el resto de las localidades quedaron a mucha distancia de Llanes, como Pajares, donde se recogieron 27,8 litros por metro cuadrado, Colunga (24), Amieva (23,4) y Cabrales (23).

Pero el problema de Llanes es que la mayoría de esas precipitaciones cayeron entre las 14.40 y las 16.10 horas, lo que generó numerosos problemas en varias zonas del concejo. En la villa, el entorno de los juzgados y el barrio de San José se llevaron la peor parte. Los juzgados sufrieron inundaciones, mientras que los garajes de los números 2 y 4 de San José llegaron a acumular hasta «50 centímetros de agua», detallaron los residentes, que afectó a los trasteros, los ascensores y los coches. Esta zona de Llanes suele registrar inundaciones cuando llueve con fuerza, por lo que los vecinos se avisan unos a otros para sacar los vehículos con celeridad y evitar daños, tal y como sucedió ayer. Los afectados lamentan que desde el Ayuntamiento de Llanes no se ponga solución al problema, ya que aseguran que se debe a una red de saneamiento insuficiente para dar servicio a todas las viviendas del barrio y que, indicaron, «rondan las 500». La rápida intervención de los bomberos y de los propios residentes, con bombas de achique particulares, hicieron que el problema no fuese a más.

Otra zona en la que se repitieron los problemas fue la del inicio de la carretera a Pancar, una de las principales salidas de la villa de Llanes. La tromba de agua formó una gran balsa de agua que obligó a cortar temporalmente el tráfico. El agua se introdujo también en alguna de las viviendas más próximas.

También se generaron balsas de agua que dificultaron el tráfico de vehículos en las inmediaciones de la rotonda de Poo y en la carretera que conecta este pueblo y Celorio. Las arquetas del alcantarillado saltaron en varios puntos del concejo y las playas, caso del Sablón o de Borizo, se vieron afectadas por las inundaciones. En este último arenal apareció una gran mancha de aguas negras proveniente del alcantarillado de Celorio.

Los Bomberos intervinenen en uno de los bloques afectados por las inundaciones; un garaje anegado y la playa de Borizu cubierta de aguas negras. / G. F. B. / E. C.

En el resto de la comarca oriental las lluvias fueron mucho menores y la incidencia más destacada tuvo lugar en Berbes (Ribadesella), donde se derrumbó parte de la fachada de un edificio antiguo, bloqueando de forma temporal el paso de un camino anexo.

En la zona central también se dieron ayer copiosas precipitaciones que causaron problemas y, por ejemplo, desde la sala La Salvaje, de Oviedo, anunciaron que el concierto que Camellos iba a ofrecer pasado mañana quedaba aplazado «ante la imposibilidad de ofrecer un show con garantías y digno de lo que el público de Oviedo se merece». Y es que la capital del Principado está sufriendo importantes precipitaciones durante todo el mes de agosto.

La Aemet indicó que las lluvias en Asturias durante este mes que hoy termina «han tenido en muchas ocasiones carácter tormentoso, con una distribución muy irregular, de forma que en algunos lugares se ha superado la precipitación habitual del mes y sin embargo en otros, la cantidad acumulada está siendo inferior a lo habitual», indicó Manuel Mora, delegado de la Aemet en la región.

Así, puso como ejemplo Oviedo donde, hasta el pasado lunes, había llovido 15 días, aunque en algunos de ellos cantidades recogidas fueron inferiores a un litro por metro cuadrado. Eso sí, Mora explicó que la precipitación acumulada fue de 61 litros por metro cuadrado, cuando «lo normal para un mes de agosto en Oviedo es que llueva 56 litros por metro cuadrado, con un total de ocho días con lluvia superior a un litro por metro cuadrado».

Hoy se espera que las precipitaciones tiendan a remitir de oeste a este a lo largo del día. No se descartan brumas o bancos de niebla matinales y las temperaturas sufrirán descensos locales en el oriente.

Más información

Fotos

Vídeos