El 'lobby' del corredor del Mediterráneo ve garantizada la financiación para la obra

El presidente valenciano, Ximo Puig, Íñigo de la Serna y Rafael Hernando, portavoz del PP, en el acto celebrado ayer en Ifema. / EFE
El presidente valenciano, Ximo Puig, Íñigo de la Serna y Rafael Hernando, portavoz del PP, en el acto celebrado ayer en Ifema. / EFE

Íñigo de la Serna asegura que se invertirán otros 7.500 millones para que en 2020 llegue a Murcia y en 2023, a Algeciras

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

La Asociación Valenciana de Empresarios celebró ayer en Madrid un acto multitudinario en el que consiguió arrancar del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, el compromiso de que habrá financiación y se cumplirán los plazos para la ejecución del corredor ferroviario del Mediterráneo, que tiene como objetivo conectar Algeciras (Cádiz) con el Norte de Europa. Era el principal afán del empresariado y, ante unas 1.500 personas como testigos, vieron cómo De la Serna aseguraba que «no va a haber ni un solo metro de corredor que no se vaya a ejecutar por falta de recursos, porque hay financiación para acometer los compromisos». Es más, el ministro aseguró que «hay dotación suficiente» y los plazos «no se van a retrasar ni un solo día».

Esta infraestructura cuesta 21.400 millones de euros y conectará Algeciras con la frontera francesa en La Junquera (Gerona). Solo queda por ejecutar un tercio de los trabajos, es decir, unos 7.500 millones de euros. El ministro de Fomento incluso se atrevió a avanzar fechas. Explicó que en 2020 las vías de ancho internacional ya estarán operativas en Murcia y que en 2023 llegarán a Algeciras. Eso sí, indicó que se podrían adelantar los plazos.

Íñigo de la Serna remarcó que durante el último año el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) consiguió poner en marcha 29 obras, lo que ha permitido que «hoy estén todos los tramos en ejecución», aunque recordó que «todavía queda mucho por hacer». Remarcó que para el Gobierno de España el corredor ferroviario del Mediterráneo «es un proyecto de interés estratégico» y se mostró convencido de que «servirá de motor de nuestro país en las próximas décadas y mejorará sustancialmente la competitividad». Eso sí, reclamó de las autoridades comunitarias que se potencie la ejecución de todos los proyectos transfronterizos, «que apriete a todos los Estados por igual», pues si no se consigue la conexión con Montpellier (Francia), «el gran esfuerzo que se está haciendo no tendría sentido a la hora de contar con un eje que nos abra a Europa».

Los empresarios valencianos escucharon con atención al ministro de Fomento pero, tras varios compromisos incumplidos, no terminan de fiarse. La Asociación Valenciana de Empresarios, liderada por Juan Roig, presidente de Mercadona, reconoce que desde la llegada de Íñigo de la Serna al ministerio los trabajos de construcción de la infraestructura ferroviaria parecen haberse reactivado, hasta el punto de que «en la actualidad el 98% del corredor está en estudio, licitado, en ejecución o terminado», apuntó.

Amplio respaldo

Los empresarios están resultando fundamentales a la hora de relanzar infraestructuras que se encontraban paralizadas. Los asturianos han conseguido el respaldo de gallegos, leoneses y cántabros en la llamada Plataforma del Noroeste que no persigue otra cosa que relanzar y potenciar al máximo la llegada de la alta velocidad al Principado. Sus colegas valencianos contaron ayer con el apoyo de figuras empresariales como Joan Rosell, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE); Javier Vega de Seoane, presidente del Círculo de Empresarios; José Ignacio Gorigoizarri, presidente de Bankia, y José Luis Bonet, presidente de la Cámara de España. Todos ellos coindicieron en que el corredor del Mediterráneo también será beneficioso para otras regiones españolas que no atraviesa y recordaron que en el entorno del Mare Nostrum viven unos 500 millones de personas, lo que «será una de las claves de la nueva Europa que hay que construir».

También hubo representación institucional en el concurrido acto. Así, asistieron por ejemplo los presidentes de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, y de Murcia, Fernando López Miras.

Otro de los invitados a este acto fue el secretario general de Foro Asturias, Francisco Álvarez-Cascos, quien acudió acompañado del diputado Isidro Martínez Oblanca y del presidente de la Comisión de Economía del partido, Marcos Grana. El líder de Foro tuvo palabras de respaldo a la iniciativa planteada por los empresarios valencianos, que consideró «un ejemplo de responsabilidad y de civismo en defensa del progreso de su tierra». Pero la comparación de la situación actual por la que atraviesa el corredor del Mediterráneo con la de Asturias debería servir, en opinión de Francisco Álvarez-Cascos, «para abrir los ojos a todos los que se niegan a aceptar los problemas que, por los retrasos continuados en los avances de las obras ferroviarias, se avecinan para el futuro de Asturias y de todo el Noroeste español».

El exministro de Fomento y expresidente del Principado también hizo hincapié en que «lo que cuenta es el BOE y los hechos, no las declaraciones y anuncios de los ministros». Y ante la afirmación de los empresarios valencianos de calificar de «inaplazable» la puesta en marcha del corredor del Mediterráneo, se preguntó: «¿Cómo tenemos que calificar el tramo León-Pola de Lena de 70 kilómetros que lleva siete años sin avance alguno?».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos