Un logo para «poner la sidra en el mapa»

Tino Cortina, Juan Hernanz, María Jesús Álvarez, Otilia Requejo y Jesús Casas, con el logotipo. / E. C.
Tino Cortina, Juan Hernanz, María Jesús Álvarez, Otilia Requejo y Jesús Casas, con el logotipo. / E. C.

Desarrollo Rural presenta la imagen que apoyará la candidatura de la cultura sidrera a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad

SARA GARCÍA ANTÓN GIJÓN.

Un «paso» adelante para «poner en el mapa» a la sidra y «dar relevancia» a la cultura sidrera. Así valoró el presidente de la Denominación de origen Protegida Sidra de Asturias el logotipo de apoyo a la candidatura de la cultura sidrera a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad que ayer presentó la Consejería de Desarrollo Rural.

Tomando como base una manzana de sidra, el logotipo -disponible en varios colores- incluye una mano escanciando y la frase de la candidatura con un 'Apoyamos'. Todo en tipología astúrica, la misma que utiliza el Principado con la idea de, precisó el diseñador, Juan Hernanz, darle «identidad asturiana y carácter institucional». Junto a él la consejera de Desarrollo Rural, María Jesús Álvarez; la directora general de Patrimonio Cultural, Otilia Requejo; el de Desarrollo Rural y Agroalimentación, Jesús Casas; y el presidente de la DOP, Tino Cortina, confiaron en que en marzo de 2019 el Estado incluya a la cultura sidrera dentro de la lista de la que saldrá la candidata a optar a Patrimonio de la Humanidad, distinción que concede la UNESCO. El logo, de pequeñas dimensiones, está pensando para que los llagareros la incorporen a sus etiquetas.

«La candidatura es un reconocimiento a una cultura propia, antigua, tradicional, que se ha mantenido a lo largo del tiempo con todos sus elementos definidores y no ha perdido esa característica primigenia de transformación de la manzana en zumo, fermentación, elaboración de un producto», dijo María Jesús Álvarez antes de destacar que lleva aparejada una «cultura que invita a la participación, a la amistad, a disfrutar de la tierra».

Para este año la previsión es comercializar cuatro millones de botellas de sidra con la contraetiqueta DOP. Fruto, recordó la consejera, de una «cosecha excepcional».

Eso sí, esta candidatura no se presenta con «vistas comerciales», precisó el presidente de la Denominación de Origen. Es un producto, ahondó, que «seguimos comercializando igual que hace siglos». «Existe en muchos países, pero son muy pocos los que conservan la cultura que hay alrededor y que sigue en vigor», añadió. En las próximas semanas se creará un comité director que «lidere» la presentación de la candidatura para que culmine con éxito un camino -definió Álvarez- «largo, que requiere tiempo y trabajo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos