La mala mar complica la búsqueda de las desaparecidas en Gijón y Castrillón

Búsqueda en Castrillón de Concepción Barbeira. / MARIETA

Un helicóptero del SEPA sobrevoló la costa, desde Villaviciosa hasta la desembocadura del Nalón, sin hallar rastro de Lorena Torre ni de Concepción Barbeira

L. M. GIJÓN.

Nueva jornada de búsqueda infructuosa. Los operativos que desde hace días tratan de dar con el paradero de la gijonesa Lorena Torre, de 40 años, y de la castrillonense Concepción Barbeira, de 46, concluyeron ayer su trabajo sin resultados. Lo hicieron en un día en el que las malas condiciones de la mar impidieron salir a las embarcaciones que venían participando en su búsqueda. Sí se pudo buscar desde el aire. De hecho, uno de los helicópteros de Bomberos del Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA) realizó un rastreo, desde Villaviciosa hasta la desembocadura del río Nalón, para revisar de forma conjunta las zonas en las que aparecieron los vehículos de las dos mujeres.

Lorena Torre, de 40 años, desapareció el 1 de marzo en Gijón. Su coche fue hallado estacionado en las proximidades de la playa de El Rinconín, abierto y con todas sus pertenencias dentro. Según la Policía Nacional, vestía un plumífero verde, pantalón vaquero y botas.

Un día después se denunciaba la desaparición de Concepción Barbeira, de 46 años, 1,60 de altura y complexión delgada. Salió a primera hora de su casa en San Adriano (Castrillón) para dirigirse a su trabajo en el Hospital San Agustín de Avilés, pero nunca llegó. Su vehículo fue localizado horas después con las puertas abiertas y el bolso en su interior en la localidad de Santa María del Mar.

Según fuentes de la investigación, estas desapariciones no están relacionadas entre sí y tampoco con la muerte de Paz Fernández Borrego, la gijonesa de 43 años cuyo cadáver fue hallado en el embalse de Arbón, en Villayón, el pasado martes.

Debido a la mala mar, ayer la búsqueda de ambas mujeres se llevó a cabo exclusivamente con medios terrestres y aéreos.

Dos voluntarios

En Castrillón, tras la masiva respuesta a la batida ciudadana del pasado fin de semana, solo dos voluntarios se sumaron ayer a los equipos de búsqueda. Efectivos de Bomberos del SEPA y personal de Cruz Roja estuvieron un día más al frente de un operativo de rastreo que se centró fundamentalmente en la línea de costa y la zona en la que apareció aparcado el coche de Concepción Barbeira.

Mientras, en Gijón, cuarenta efectivos (agentes de las Brigadas de Policía Judicial y Seguridad Ciudadana, voluntarios de Protección Civil y agentes de la Policía local) rastrean los caminos y acantilados del entorno de El Rinconín, cerca de donde se encontró el coche de Lorena Torre. Su padre, Casimiro, hermano del exconsejero de Economía del Principado Graciano Torre, acude a diario a esa zona para seguir en primera persona las labores de búsqueda. Lo hace «con la esperanza de que sea el día en que aparezca».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos