Una manada de jabalíes arrasa 17 hectáreas de maíz en Soto del Barco

Maizal destrozado por los jabalíes en la zona de Pramas. / E. C.
Maizal destrozado por los jabalíes en la zona de Pramas. / E. C.

«Se sabe con claridad que especies como los suidos están fuera de control y que no se den soluciones de inmediato es una vergüenza», dice COAG

S. G. A. GIJÓN.

El sindicato COAG denunció ayer un nuevo ataque de la fauna salvaje. En esta ocasión, se trata de una plantación de maíz de diecisiete hectáreas, que ha sido arrasada por varios jabalíes. La finca está en la zona de Pramas, en El Calear, cerca de la desembocadura del río Nalón, en Soto del Barco. Los dueños de la plantación, dos ganaderos de Salas, habían alertado del riesgo después de descubrir a una manada de jabalíes el 11 de agosto asentada en su propiedad. «Han pasado casi dos semanas y seguimos igual, nadie se puso en contacto con nosotros para realizar alguna acción de emergencia y sacar a los jabalíes de la finca», lamentan los afectados. Y en COAG (Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos) van más allá y califican la situación que vive el medio rural de «insostenible». «Se sabe con claridad que especies como el jabalí están totalmente fuera de control y que no se pongan de inmediato soluciones es una vergüenza», planteó Mercedes Cruzado, secretaria general de COAG-Asturias, quien cifró la producción por hectárea en la zona afectada en unos 60.000 kilos de maíz. «La situación de los ganaderos en una ruina, costes de siembra, de semilla, de abonado... Horas de trabajo tiradas por la borda. Y la compensación, si llega, no dará ni para reponer la mitad de la cosecha», añadió.

Foro pide medidas

También Foro aludió ayer a la situación de los ganaderos y pidió al Gobierno regional que dé «soluciones» ante los «ataques» del oso y del lobo que «campan impunes» por las zonas rurales. «La protección del oso no puede poner en peligro la actividad económica y la integridad de las personas», remarcó la diputada Carmen Fernández.

Fotos

Vídeos