«Sentimos una pena y rabia tremendas», dicen los compañeros del montañero fallecido en el Urriellu

Mariano González Tejada, el montañero madrileño fallecido el sábado cuando descendía el Urriellu por la vía Cepeda. / E. C.
Mariano González Tejada, el montañero madrileño fallecido el sábado cuando descendía el Urriellu por la vía Cepeda. / E. C.

La muerte de Mariano González motivó una concentración espontánea ante la sede de Ecologistas en Acción, a la que pertenecía

G. P. / L. M. CARREÑA / GIJÓN.

Consternación en el mundo del ecologismo y de la escalada por el fatal accidente que en la tarde del sábado costó la vida de Mariano González Tejada, madrileño de 38 años, cuando se disponía a descender por la cara meridional del Picu Urriellu, en el corazón de los Picos de Europa. Según apuntaron ayer fuentes de la Guardia Civil, el joven pudo tropezar o resbalarse en la nieve que aún se mantiene en la mítica cumbre antes de caer al vacío varios metros.

Los efectivos del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) con base en Cangas de Onís que se ocuparon de recuperar el cuerpo del fallecido también llevaron a cabo una inspección ocular y un informe fotográfico del lugar del accidente y tomaron declaración a Iñaki M., también madrileño, con el que Mariano González había recorrido la conocida como vía Cepeda. Con la información recopilada hasta el momento, consideran que ambos habían planificado correctamente la ruta e iban «perfectamente equipados».

Fue precisamente Iñaki M. quien, a las 17.42 horas, dio aviso al Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) de lo sucedido. Fue el helicóptero de rescate de Bomberos del SEPA quien le evacuó, trasladándole desde la cara sur del Urriellu, en la que se encontraba, hasta el refugio. Allí, muy afectado, mantuvo una conversación telefónica con sus más allegados para comunicarles el desgraciado fallecimiento de su compañero de escalada.

La «demoledora» noticia corrió de boca en boca y llegó rápido a oídos de quienes habían sido compañeros de Mariano González Tejada -ingeniero de obras públicas y licenciado en ciencias ambientales- en organizaciones como Greenpeace y Ecologistas en Acción. Ante la sede madrileña de esta última organización tuvo lugar esa misma tarde una concentración espontánea a la que acudieron cerca de un centenar de personas, incrédulas aún por lo sucedido. La organización, de la que durante seis años ocupó el cargo de coordinador del área de transporte, expresó en redes sociales su «estupor» por esta repentina pérdida: «Desde Ecologistas en Acción invertimos una buena parte de nuestro tiempo en recordar a otras personas que la vida es vulnerable y finita. Hoy, sin embargo, sentimos una pena y rabia tremendas al comprobar que es verdad y que nuestro compañero Mariano ya no está con nosotros. De hoy en adelante, Mariano respira a través nuestros pulmones, trabaja con nuestras manos y lucha, disiente, sueña y aboga integrado en nuestra cabeza y en nuestros corazones. Te queremos». «Tu paso ha sido demasiado breve por este mundo pero tu legado, tu huella y tu sonrisa son imborrables. Gracias», le dedicaron sus compañeros de Greenpeace, de la que era asesor de movilidad desde hace dos años. También el líder de Podemos, Pablo Iglesias, tuvo un recuerdo en las redes sociales para «una gran persona y un gran defensor del medio ambiente».

'Amante de montañas'

Impulsor de varios proyectos agroecológicos, González Tejada era, según quienes le conocían, «un chico sano, responsable y persona preocupada por el devenir social». Acababa de cumplir 38 años y era pura «vitalidad». Sus pasiones, a las que dedicó gran parte de su tiempo y energía, eran el ecologismo, la economía social y solidaria y la montaña. Precisamente como 'amante de montañas' se definía en su perfil de una red social y en la montaña asturiana quedará para siempre su recuerdo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos