Mario García, el asturiano que consiguió aunar a los colectivos de discapacitados

M. M. GIJÓN.

Mario García Sánchez (San Martín del Rey Aurelio, 1957) lleva toda su vida dedicado a mejorar la calidad de vida y hacer valer los derechos de las personas con discapacidad desde el ámbito asociativo. Sabe en primera persona lo que es abrirse camino en la vida con capacidades distintas a las de la mayoría desde que a los dos años enfermó de poliomielitis. Comenzó la labor que le ha hecho merecedor de la Medalla Plata en la Unión de Discapacitados del Principado y presidió 17 años, hasta 2016, la Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe), que convirtió en una institución fuerte, con 1.600 asociaciones aglutinadas.

También presidió el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) entre 2002 y 2008, una etapa en la que se aprobaron numerosas leyes y reales decretos que supusieron una avance para su colectivo. Él se siente especialmente orgulloso de haber contribuido a conseguir una voz única dentro de la discapacidad y de trasladar a la clase política la realidad y la agenda del mundo de la discapacidad.

Fotos

Vídeos