Las mariposas, clave para paliar el impacto del cambio climático

Mariposa en un manzano. / NOSTI
Mariposa en un manzano. / NOSTI

Los cinco parques naturales asturianos impulsan una red de seguimiento para censar ejemplares en plena naturaleza

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Los expertos dicen que las mariposas son unos de los animales más sensibles a los cambios en las condiciones ambientales. Por eso, los cinco parques naturales de Asturias impulsan una red de seguimiento de los lepidópteros para evaluar el impacto del cambio climático. El objetivo es que los parques de Fuentes del Narcea-Degaña-Ibias, Somiedo, Las Ubiñas-La Mesa, Redes y Ponga puedan conocer el estado de sus poblaciones de mariposas y evaluar en sus espacios el impacto del cambio ambiental.

Los directores de estos espacios coordinarán a voluntarios para censar ejemplares en hábitats de montaña y prados de siega. Ese censo seguirá un sistema internacional y los resultados que se obtengan serán integrados en una red europea de seguimiento de mariposas que coordina a investigadores, gestores y voluntarios. Con esta iniciativa, se pretende registrar todos los ejemplares observados a lo largo de itinerarios de cerca de un kilómetro de longitud, distribuidos en los hábitats con mayor diversidad de estas especies. El trabajo se centrará en los meses de primavera y verano, cuando las mariposas están más activas.

Los parques
El proyecto se realizarán en los parques naturales de Fuentes del Narcea-Degaña-Ibias, Somiedo, Las Ubiñas-La Mesa, Redes y Ponga.
La operativa
Los voluntarios registrarán todas las mariposas que observen en itinerarios de cerca de un kilómetro.
Los hábitats
Se trabajará en zonas de montaña y en prados.
Las conferencias
Hugo Mortera explicará el proyecto el día 2 de noviembre, en San Juan de Beleño; el 7, en Bárzana de Quirós; el 8, en Campo de Caso; el 9, en Pola de Somiedo, y 14, en Corias.

Los resultados que se obtengan no solo permitirán mejorar el conocimiento sobre la diversidad de lepidópteros en la región, sino que también aportarán información sobre los espacios protegidos, ya que se trata de animales con un gran potencial bioindicador. Eso es así porque el tiempo que tarda una mariposa en concluir su ciclo vital suele ser breve. Estos programas ya comenzaron en el Reino Unido en la década de 1970 y se han extendido por toda Europa para crear índices o indicadores que permiten conocer la evolución de sus poblaciones, de los hábitats que ocupan y del cambio climático. En el caso de los estudios que se realizarán en Asturias, los cambios en la abundancia, presencia o diversidad de las mariposas ayudarán a detectar impactos del cambio climático o alteraciones de uso del territorio.

Para dar a conocer este proyecto, el experto en lepidópteros Hugo Mortera impartirá una serie de charlas en cada uno de los parques naturales. El 2 de noviembre será en San Juan de Beleño, el día 7, en Bárzana de Quirós; el día 8, en Campo de Caso; el día 9, en Pola de Somiedo, y el día 14, en Corias. Todas las charlas serán a las cinco de la tarde.

Fotos

Vídeos