El Comercio

«El trabajo vecinal no puede sustituir a la administración»

Foto de familia de los galardonados por la Federación Vecinal de Villaviciosa ayer en Amandi. / L. I. A.

La Federación de Asociaciones Vecinales de Villaviciosa (Faavvi) entregó ayer por la noche sus galardones anuales en un acto en el que no faltó la reivindicación. «Este año queremos destacar el trabajo desinteresado de vecinos y vecinas del concejo que logran con el esfuerzo personal y sin ánimo de lucro la mejora de la calidad de vida de nuestras parroquias», explicó Rocío Vega, presidenta de la entidad.

«Un trabajo que entendemos como una forma más de participación de la ciudadanía, pero que no puede sustituir las obligaciones de la administración», añadió dirigiéndose al alcalde, José Manuel Felgueres, y a los representantes de los diferentes grupos políticos.

La federación celebró también su asamblea general, en la que, además de la aprobación del presupuesto y del plan de trabajo para este año, se abordó la puesta en marcha del Consejo de Participación Ciudadana y el desbloqueo de los planes de urbanismo del concejo, entre otras reivindicaciones.

En cuanto a los premios, el primero en recoger su galardón fue Abel Alonso Tuero, distinguido por el apoyo y colaboración a los colectivos vecinales a través de su trabajo voluntario desde la federación. «Es un engranaje fundamental para la dinamización, coordinación y comunicación de nuestra entidad y las asociaciones vecinales», destacó la presidenta.

Acto seguido, el homenaje fue para el colectivo vecinal del barrio de Vega, de Seloriu, por la construcción de la capilla en honor a San Lorenzo. «Han dejado un legado para el futuro no solo en lo físico con su nueva capilla sino también de ejemplo de unidad y trabajo colectivo», resumió Vega.

Poreñu, «carrera ejemplar»

Otra asociación, en este caso la de La Capilla, de Poreñu, recibió el premio a su trayectoria por su perseverancia y por mantener el ánimo y la unión vecinales en su carrera hacia el premio al Pueblo Ejemplar, iniciada hace tres años. La presidenta destacó que «conservan la ilusión y la creatividad para sorprendernos con un sinfín de iniciativas, que aúnan la tradición y la solidaridad, convirtiéndolos a su vez en ejemplares».

El cantante Luis Estrada, de Seloriu y componente del Cuarteto Torner y del Dúo Astur, no pudo recoger el premio al Maliayo del Año por la divulgación y dignificación de la música tradicional y la cultura de la sidra por sus compromisos profesionales. Acudieron en su nombre su mujer, Teresa Sión, y su nuera, Isabel González. «Es indiscutible su contribución a la perpetuación de nuestras señas de identidad más populares en su larga y prestigiosa trayectoria, plagada de numerosos y merecidos reconocimientos por toda Asturias», apuntó Vega.