El Serida trabaja en la mejora genética de diez nuevas variedades de manzana

Los asistentes a la jornada del Serida, ayer, durante la visita a la parcela experimental.
Los asistentes a la jornada del Serida, ayer, durante la visita a la parcela experimental. / L. I. A.
  • El cruce entre muestras locales da como resultado un mayor rendimiento, una producción regular y más resistencia a hongos y enfermedades

Han sido más de veinticinco años de trabajo en torno a la manzana que comienzan a dar sus frutos. El Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario (Serida) presentó ayer en Villaviciosa los avances llevados a cabo en la mejora genética natural de veintidós muestras, así como las tres nuevas variedades locales de manzana que se sumarán a la Denominación de Origen Protegida (DOP).

Se trata de las denominadas 'amariega', 'lin' y 'corchu', que llegan para cubrir una de las carencias de los llagareros, la disponibilidad de variedades amargas para la elaboración de la sidra. Las tres lo son y, además, apuntan maneras puesto que tienen un rendimiento estimado de unas treinta toneladas por hectárea, resistencia a enfermedades y hongos y garantizan una producción regular.

El coordinador del programa de Fruticultura del Serida, Enrique Dapena, confió en que las tres nuevas variedades se incorporen a la DOP el próximo año, aunque matizó que los plazos dependerán de los trámites que deban realizar tanto el Consejo Regulador de Sidra de Asturias como la Unión Europea. Asimismo, avanzó que continúan trabajando para sumar nuevas variedades mejoradas genéticamente.

En la actualidad, el Banco de Germoplasma de Manzano del Serida cuenta con 803 variedades registradas, de las que 22 forman parte de la DOP, pero la intención es que en unos años se acerquen al medio centenar. «Estamos en la tercera etapa del proceso que iniciamos en los años 80; de las variedades que se plantaron en un principio preseleccionamos cincuenta y siete, ahora estamos trabajando con veintidós y diez son muy interesantes para los productores», explicó Dapena. En cuanto al futuro del sector, señaló que «Asturias puede jugar un papel muy importante en el cultivo de manzana para sidra de mesa».

En la presentación de los resultados de la investigación estuvo presente el gerente del Serida, Koldo Osoro, que destacó la mejora genética de las variedades a través de un proceso natural. También acudieron la teniente de alcalde maliaya, Lorena Villar, y José Antonio Migoya, responsable de Medio Rural de la Caja Rural.